Menú Buscar
Rafael Doménech, economista jefe de economías desarrolladas de BBVA Research en una imagen de archivo.

El BBVA alerta de que la parálisis política ya ha costado 200.000 empleos

La entidad financiera menciona la desaceleración económica y la falta de reformas estructurales para afianzar la economía española

4 min

Las reformas que se podían haber hecho y no se han realizado, los acuerdos que serían necesarios y posibles y que han quedado truncados por la repetición de las elecciones, con muchos meses de parálisis. Todo eso lo ha analizado el BBVA Research, el servicio de estudios de la entidad, que ha establecido un cálculo: la actual incertidumbre política podría significar un descenso entre una y tres décimas en el crecimiento del PIB, acumulando ya un punto de crecimiento, que, traducido en el mercado laboral, implica un impacto de entre 150.000 y 200.000 empleos.

Es el coste económico de la parálisis política, que ha conllevado la convocatoria de las cuartas elecciones generales en sólo cuatro años. Esos comicios, ahora, de cara al 10 de noviembre, llegan en un contexto diferente al de hace unos meses: la desaceleración es clara, y es manifiesta si se recoge ese lapso desde 2015, con un crecimiento del 4% en aquel momento a 2,1% del segundo trimestre de 2019.

Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, explica las previsiones macroeconómicas de España / BBVA

Reformas no realizadas

Los análisis abundan en anteriores cálculos. El BBVA, en el informe presentado en el mes de julio, Situación en España, ya señaló que el avance del PIB sería dos décimas superior si no se contara con esa incertidumbre política. Pero hay otras cuestiones, que son los costes de oportunidad, lo que se podría haber hecho y ha quedado parado.

Nadia Calviño, ministra en funciones de Economía
Nadia Calviño, ministra en funciones de Economía

Lo ha indicado el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Doménech, al indicar que lo más importante son los efectos a largo plazo de las posibles reformas no realizadas, y que serían imprescindibles para paliar las cuestiones estructurales que arrastra la economía española.

Formación profesional y fracaso escolar

Esas reformas, en el mercado laboral o respecto al futuro de las pensiones, implican pactos de Estado, que han resultado imposibles. Ahora, tanto el PP como Ciudadanos han considerado que podrían facilitar un gobierno del PSOE para aprobar medidas de calado, pero sus posiciones de bloqueo propiciaron la repetición de las elecciones, que se celebraron el 28 de abril. Tras el 10 de noviembre, y aunque todo se canalice de forma rápida, no habrá un gobierno efectivo hasta, por lo menos, a principios de enero de 2020. Es decir, la política española habría quedado bloqueada más de seis meses, mientras que en ese lapso la economía ha experimentado un cambio substancial, con la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que afecta seriamente a la Unión Europea, y de forma especial a China. A ello se debe añadir la incertidumbre que crea el Brexit.

El BBVA se centra en la lucha contra el paro, que sigue próximo al 14%, el fracaso escolar y en la mejora de la competencia en los mercados de bienes y servicios. Una de las salidas que se ofrece es reforzar la formación profesional, para que sea dual –prácticas en empresas y estudio—mejorar la administración pública, desde el punto de vista digital, y eliminar las barreras al crecimiento de empresas, sin olvidar la gran cuestión central que atañe al futuro de las pensiones.