Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de restaurantes cerrados por el coronavirus / EP

Los bares y restaurantes, en pie de guerra contra la desescalada del Gobierno

Las medidas de Pedro Sánchez no contentan al sector, que incluso ha tildado de "tomadura de pelo" la hoja de ruta del Ejecutivo

5 min

“Con auténtica sorpresa e indignación recibimos las medidas que ha presentado el Gobierno”. Así hablaba José Luis Yzuel, presidente de Hostelería de España nada más conocer el plan de desescalada. El cabreo en el gremio es mayúsculo. Y por diversas razones. 

La poca flexibilización en los expedientes reguladores de trabajo, el aforo o la rentabilidad son algunas de las cuestiones que más preocupan al sector de la restauración y atisba pérdidas multimillonarias debido a la falta de manga ancha con bares y restaurantes. “Es inviable desde todo punto de vista”, recalca el representante. El cabreo es tal que Yzuel tilda las medidas de “tomadura de pelo”.

 

 

Las cuatro fases de la desescalada / EP

Las mesas, principal conflicto

Los hosteleros creen que el Ejecutivo no ha aclarado suficientemente las medidas, por lo que el cierre definitivo de establecimientos podría ascender hasta el 40%, una vez que se concluyan las diferentes etapas de desescalada

La Asociación Madrileña de Empresas de Restauración no concibe la restricción del aforo al 30%. Propone, por ejemplo, que se permita reabrir las terrazas manteniendo dos metros de distancia entre las mesas. De hecho, Crónica Global ha podido saber que el ayuntamiento de la capital de España ya se reunió con el colectivo y aseguró a los hosteleros que ejercerá toda la presión posible para que esta petición se haga realidad. 

Los ERTE, en la picota

Lo han reiterado una y otra vez. “Si no tenemos ingresos al 100%, parece imposible que podamos hacer pagos a proveedores y, sobre todo, que los trabajadores puedan recibir sus salarios”, argumentan los restauradores. “No nos sirve el aplazamiento porque no nos salen las cuentas”, valoran.

Con este gran dilema, tanto Bankia como el Consejo de Economistas han pedido al Gobierno una flexibilización en los expedientes de regulación de trabajo. De esta forma, los dueños de los establecimientos podrían elegir el número de trabajadores que tendrían debido a que las empresas no funcionarán al 100%.

Una “decepción” en el sector hotelero

Si los hosteleros madrileños ven oscuro el futuro laboral y de sus negocios, sus homónimos en Barcelona también critican las medidas adoptadas por el Gobierno y las llegan a calificar como “desastre”.  Por otra parte, el Gremi d'Hotels de Barcelona valora que se "han obviado totalmente las necesidades básicas que el sector hotelero había planteado en las últimas semanas para propiciar un proceso de reapertura con garantías". Además insisten en que "no resuelve en ningún caso los aspectos esenciales para la reactivación de la actividad hotelera".

La Asociación Hotelera de Madrid (AEHM) se ha unido a las protestas y ha emitido un comunicado en el que expresan una "gran decepción" e "incredulidad" ante el plan que ha fijado Pedro Sánchez. Los dueños de los establecimientos consideran que la desescalada planteada "imposibilita la llegada de clientes a sus negocios".

El sector de la noche se suma a las críticas

Las críticas al plan de desescalada del Gobierno también se ha extendido al mundo de la noche. La patronal española de ocio nocturno Spain Niightlife arguye que es “inviable” la hoja de ruta diseñada por Pedro Sánchez.

En un comunicado emitido este miércoles solicita la suspensión del pago de todo tipo de tributos (nacionales y municipales) y las cotizaciones a la Seguridad Social durante los próximos seis meses. Además, sugieren la suspensión del pago del alquiler durante un semestre ya que “los locales han permanecido cerrados y hay que hacer frente al pago acumulado”.

Sin guía de ayudas

El gremio de restauradores también se queja porque no disponen de una guía que “permita aplicar las medidas higiénico-sanitarias, que aún desconocemos”.

Además, desde Hostelería de España instan al Gobierno a que les ayude a conseguir los EPI e hidrogeles necesarios para que los más de 300.000 establecimientos de hostelería puedan retomar la actividad a partir del 4 de mayo.