Menú Buscar
Representantes del Gremio de Restauración de Barcelona y de todos los grupos municipales / CG

Barcelona aprueba una normativa de terrazas más flexible

El Gremio de Restauración constata que "se han salvado puestos de trabajo y restaurantes que estaban amenazados" por el excesivo celo municipal

4 min

Barcelona ha aprobado hoy una nueva ordenanza de terrazas más flexible que la anterior. En el pleno municipal de hoy viernes, 29 de junio, todos los grupos municipales salvo la CUP han votado a favor de la modificación de la ordenanza del sector.

La votación de hoy, ya esperada tras el acuerdo alcanzado en diciembre entre el Gremio de Restauración de Barcelona y el Ayuntamiento, ha sido bien recibida por los representantes empresariales. "Hemos salvado muchísimos puestos de trabajo y terrazas que estaban amenazas", ha señalado Pere Chias, presidente del Gremio. Por su parte, el director de la organización empresarial, Roger Pallerols, ha recordado que tres de cada cuatro terrazas se veían afectadas por la anterior normativa. También ha llamado a los restaurantes y bares afectados por cambios con arreglo a la legislación anterior a que pidan una revisión "tras tres años larguísimos de conflicto".

Diálogo en Blai, Blesa y Poblenou

El mismo directivo ha avanzado que el Gremio mantendrá los recursos contenciosos administrativos contra las ordenanzas singulares de las calles Blai y Blesa, ambas en el barrio del Poble Sec de Barcelona, y la impugnación de la normativa en la Rambla de Poblenou, donde la intervención municipal generó fuertes protestas por parte de los restauradores. No obstante, la asociación apuesta por abrir "espacios de diálogo" en estos casos siguiendo la filosofía de la nueva ordenanza global.

Pallerols ha agregado que la nueva normativa de terrazas garantiza la continuidad de los cenadores en la calle "salvo en casos en los que amenaza la movilidad". Cabe recordar que la ordenanza pactada entre los dueños de los bufés y el Ayuntamiento y la mayoría de la oposición fija que las instalaciones podrán ocupar hasta el 60% de la acera, aunque ilegaliza la figura del captador de clientes. Así lo establece el acuerdo al que llegaron todas las partes en diciembre de 2017.

Obstáculos de Colau

Los partidos de la oposición municipal se han congratulado de la aprobación definitiva de la modificación de la ordenanza de terrazas de Barcelona. No obstante, han querido dejar claro que se ha logrado un acuerdo "pese al gobierno municipal de Barcelona en Comú (BComú) y no gracias a él", en palabras de Javier Mulleras (PP). En el mismo sentido, Montserrat Ballarín (PSC) ha lamentado que los comunes se negaban a aprobar ninguna nueva regulación que no contara con el visto bueno de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (Favb).

Desde el PDeCAT y Ciudadanos han recordado que fue durante el mandato de BComú que los veladores se conviertieron en fuente de conflictos. Raimond Blasi, del Grupo Demócrata, ha citado "una crisis que empezó hace tres años", mientras que Koldo Blanco (Cs) ha lamentado la "conflictividad social" que generó la poca flexibilidad de la anterior norma. El mismo concejal del partido naranja ha enumerado los beneficios de las terrazas en el espacio público, como mayor seguridad en la calle. ERC se ha reivindicado como "parte autora del consenso", mientras que la CUP se ha descolgado del acuerdo cargando contra una "visión neoliberal del espacio público".