Menú Buscar
Uno de los inmuebles que Barnes International tiene a la venta en Turó Park, una de las zonas preferidas para vivir en Barcelona de los ejecutivos / CG

Barcelona se pone complicada para vivir, incluso para los ejecutivos

La oferta limitada y el interés de los inversores internacionales en adquirir viviendas en la ciudad dificulta la búsqueda de inmueble, también para bolsillos aventajados

4 min

Los precios de la vivienda en Barcelona se han disparado tanto en los últimos tres años que la ciudad se ha puesto complicada para vivir, incluso par a los ejecutivos. Perfiles de compradores que buscan un inmueble sobre los 100 metros cuadrados en zonas que se han revalorizado desde los 4.000 euros por metro cuadrado hasta los 8.000 euros que se pagan en la actualidad.

Este es el rango de precios en el que se mueven actualmente los inmuebles en Turó Park, uno de los enclaves tradicionales de los altos profesionales que viven en la ciudad y que por el momento no resulta atractivo para el inversor internacional atraído por el coste del ladrillo de la capital catalana. Aún es más barato que otras grandes capitales europeas.

Viviendas de segunda mano

Emmanuel Virgoulay, masterfranquiciado de Barnes International en España afirma que en el Montmatre barcelonés (por las similitudes con el barrio parisino) se llegan a cerrar transacciones que sitúan el coste del metro cuadrado en los 9.000 euros. “Pero sólo en los pisos que están en buen estado, que no suelen ser los habituales en la zona”, indica en conversación con Crónica Global.

La mayoría de los que han pasado por la sede de la firma inmobiliaria británica, especialista en el sector del lujo, son viviendas que necesitan rehabilitaciones importantes. Se venden de forma rápida, aunque los clientes que llegan a su oficina con este perfil cada vez tienen más problemas para encontrar una oferta que encaje dentro de sus posibilidades.

Oferta limitada

El consejero delegado de Tauro Real Estate, José María Xercavins, explica que la revalorización inmobiliaria de la zona por la oferta limitada. “Actualmente sólo hay tres pisos a la venta en Turó Park”, indica. Por lo que empiezan a despuntar otros barrios de la ciudad que hasta el momento no estaban el radar para este tipo de perfiles de compradores.

Como la derecha del Eixample o la zona limítrofe de este con Sant Martí. Poble Sec también está de moda. Allí, la falta de oferta de obra nueva y el limitado mercado de segunda mano ha disparado el precio del metro cuadrado por encima de los 3.000 euros, señala el también consejero de Testa Residencial.

Barcelona, el Miami europeo

Sin mencionar el Born o el Raval, que cada vez aparecen como zonas preferidas de compra de inmuebles por parte de compradores extranjeros. Xercavins explica que en muchas ocasiones estos clientes realizan una adquisición para ocupar la vivienda durante dos o tres meses al año y alquilar por temporada.

Relata que Barcelona se ha convertido en una especie de Miami europeo en los últimos años por el perfil de los protagonistas del mercado inmobiliario. En este relato, encaja el creciente interés por la zona de la playa de Badalona. Una alternativa a las viviendas en la costa de Barcelona cuyos precios se han puesto imposibles incluso para los bolsillos más aventajados.

Virgoulay afirma que el metro cuadrado en Diagonal Mar alcanza los 10.000 euros. El mismo precio que Paseo de Gràcia, la milla de oro de Barcelona, por el gran atractivo que tienen las viviendas de obra nueva de lujo que se encuentran a primera línea de playa.