Menú Buscar
Imagen de una chica descansando en una cama. 'Meublés' de Barcelona / ANNIE SPRAT

La Barcelona infiel 'no aguanta': alud de llamadas a los 'meublés'

Los hoteles por horas lidian con amantes impacientes que no aguantan recluidos hasta la fase 1; los alojamientos avisan de que "todo será diferente"

6 min

Es la Barcelona que no aguanta. Los meublés de Barcelona están registrando un flujo constante de llamadas telefónicas de amantes impacientes que no pueden aguantar recluidos hasta la fase 1 sin escaparse a ver a su compañera o compañero de cama. Mientras ello no ocurre, los hoteles por horas aprovechan para ponerse a punto y avisan de que "todo será diferente" en la nueva normalidad: la higiene tendrá que extremarse.

Desde H Regàs, uno de los establecimientos que opera bajo la marca SuperLove Hotels, explican que "están cerrados, y sin visos de abrir, por ahora, al menos hasta el cambio de fase". Aclaran que la crisis sanitaria y las medidas de reclusión impuestas por el estado de alarma hace imposible su actividad, al contrario que el mercado negro del sexo. Tendrán que esperar a la fase 1, que se espera que arranque la semana del 25 de mayo en la Ciudad Condal. "¿Recibimos llamadas? Claro. Diarias. Pero hasta la fase 1 no reabriremos y lo haremos diferente", avisan.

Hoteles por horas: "Nada será igual"

También cambiará su operativa otro de los templos del aquí te pillo de Barcelona: el Motel La França, también de SuperLove. "No nos hemos limitado a descolgar el teléfono y pedir disculpas estos dos meses. Hemos decidido ponernos a punto", avanzan. ¿A qué se refieren? "Cuando abramos, no será como antes. Tenemos 74 habitaciones. Pues bien, al principio tendrán que ser bajo reserva y con una ocupación máxima del 50%", avisan. ¿Qué más harán para poder intimar sin coger el virus? "Todo tipo de medidas. Limitaremos el contacto al máximo con el personal. Si antes éramos discretos, imagínate ahora. No habrá aparcacoches ni servicio de bar. Limitaremos la rotación, priorizando las pernoctaciones largas para ver pasar a menos gente y desinfectar bien", admiten.

hotel horas barcelona
Una suite del Motel La França, uno de los decanos de los hoteles por horas de Barcelona / CG

"¿Te imaginas que viene una pareja y se contagia? Pues bien, no queremos que pase. No pasará. Tendremos alfombras desinfectantes, gel de manos, limpieza con ozono. El mobiliario de las habitaciones se limitará al máximo. Sí, quitaremos mesillas y otros elementos. Las parejas no se moverán con personal en el ascensor", enumeran. Todos estos cambios atañen a La França, sí, pero también a La Paloma, otro meublé del grupo situado en Ciutat Vella. "En nuestro activo más grande haremos circuitos de entrada y salida seguros. En el pequeño limitaremos la rotación. También hemos cambiado pomos de puertas para hacerlos electrónicos, y evitar así que los toquen los clientes. Y sopesamos cobrar solo con tarjeta para evitar el intercambio de efectivo. Ya sabemos que aquí prima la discreción, pero nosotros la ofrecemos al 100%", prometen.

Casita Amarilla: "La cosa está muy tensa"

También admiten un repunte de demanda de la Barcelona que no puede más en la Casita Amarilla. Este meublé situado en la zona alta de Barcelona admite que "llevamos mucho tiempo encerrados, y es verdad que la cosa está muy tensa. Notas a la gente que pide volver a venir. Tenemos mensajes y llamadas diarios". Diana, su gerente, avisa a los amantes que tendrán que adaptarse a los nuevos tiempos. "Esto ya no será llegar y entrar. Tendremos unas horas  de apertura, de seis a diez de la mañana y de ocho a once de la noche, aproximadamente", avanza. "Hemos adquirido aparatos de desinfección con ozono, instalado mamparas y repartiremos mascarillas y guantes entre el personal", reconforta.

hoteles horas barcelona
Imagen de una habitación de La Casita Amarilla, un meublé de la zona alta de Barcelona / CG

"Nosotros tenemos solo ocho habitaciones, por lo que esperamos poder hacer buenas desinfecciones. Alargaremos los tiempos entre servicios para, precisamente, asegurar que la habitación queda prácticamente aséptica", añade la hotelera. "Somos un hotel dedicado a las parejas. Aquí no viene prostitución. Por ello, creemos que la demanda se está disparando porque son ya muchas semanas aguantando la convivencia en los domicilios", ilustra la profesional del alojamiento. "¿Qué excusa tienes para ir a ver a tu amante? Hasta ahora era complicado por las franjas horarias. Con la fase 1 esperamos volver a ver clientes", augura. Así las cosas, ¿no cerrarán los hoteles por horas de Barcelona? "En ningún caso. Habrá menos demanda de turistas, pero la nacional es sólida", apostillan desde otro establecimiento. Es la Barcelona infiel, que ahora ya no aguanta más.