Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del recinto del Festival Jardins de Pedralbes / Cedida

Barcelona da permiso "extraordinario" al Festival de Pedralbes

El ayuntamiento da el visto bueno a la edición de 2022, aunque las siguientes dependerán de un convenio con la Generalitat de Cataluña

3 min

El Ayuntamiento de Barcelona ha oficializado el permiso "extraordinario" para que se celebre el Festival Jardins de Pedralbes en el vergel del palacete situado en la avenida Diagonal. O, al menos, ha incoado el expediente para hacerlo. Ello confirma esta edición del evento, aunque las siguientes quedan pendientes de un posterior convenio con la Generalitat de Cataluña, que es la nueva titular de la instalación. 

Es lo que atestigua el documento publicado [ver aquí] por el Distrito de Les Corts, que da cuenta del inicio del expediente de cesión del espacio a Concert Studio, organizadora del exitoso festival de verano de la capital catalana. Con ello queda zanjado el debate sobre el evento, que vio como Clippers, empresa de Juli Guiu, trataba de pujar por el certamen si se abría un proceso competitivo. Finalmente, ningún rival presentó una oferta alternativa y la firma de Carlos y Martín Pérez Romagosa se confirmó como organizadora del evento.

Cesión

Con la empresa del vicepresidente del FC Barcelona fuera de la competición, no había lugar para lanzar ningún concurso público. De este modo, el ayuntamiento ha oficializado la cesión del recinto a Concert Studio del 5 de junio al 24 de julio de 2022. 

Cuando se complete el expediente, el Festival de Pedralbes tendrá permiso oficial municipal para celebrar su cadena de conciertos veraniegos, cuyo cartel encabezan grandes nombres de la música como James Blunt, Andrés Calamaro, Patti Smith, Madness y Rafael, entre otros. 

Mercado de los festivales

Lo que subyace en el debate de los festivales veraniegos es un cierto pulso por el mercado de la música en la época estival. No en vano, Clippers, cerebro del Festival de Cap Roig, ha entrado también en La Cerdanya, una de las zonas de asueto de la burguesía catalana, con el Summerfest, como explicó este medio

El trasfondo es el impacto económico de los conciertos, ya que generan riqueza y empleo. Cabe tener en cuenta que aglutinan a un público con elevado poder adquisitivo con un cartel de estrellas internacionales.