Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El magnate Alisher Usmánov y la Marina del Port Vell en Barcelona, donde tiene el amarre / CG

Barcelona actúa contra el amarre del oligarca ruso Alisher Usmánov

El Puerto avisa a la Unión Europea de que puede embargar el atraque del 'Dilbar' en la Ciudad Condal: el yate ya ha sido incautado en Hamburgo

9 min

Barcelona ha intervenido el amarre de Alisher Usmánov, el tercer hombre más rico de Rusia. La Autoridad Portuaria (APB) ha avisado a la Unión Europea de que el magnate ruso y propietario del yate Dilbar, incautado ayer en Hamburgo (Alemania), tiene un amarre de 180 metros en la Marina Port Vell de la Ciudad Condal. El atraque queda pendiente de embargo si la UE lo ordena. 

Lo han explicado fuentes del sector náutico a este medio tras informar hoy el presidente de la APB, Damià Calvet, de que "en una concesionaria" del Puerto había un "bien" de una persona incluida en la lista negra de grandes empresarios rusos sancionados por la Uníón Europea por la guerra de Ucrania. Pues bien, según han confirmado dos fuentes distintas entre sí, el amarre pertenece a Alisher Usmánov, accionista de referencia del conglomerado Metalloinvest

"Se lo compró"

Las fuentes consultadas recuerdan que Usmánov "se compró" el amarre poco después de que Marina Port Vell comenzara su andadura en 2016 bajo el nombre de OneOcean Port Vell. Otras fuentes han precisado que se trata de un "derecho de uso preferente". Sea como fuere, es el único atraque con esta condición en este puerto deportivo de lujo situado en el barrio de la Barceloneta. La plaza para yates de grandes esloras mide unos 180 metros de longitud y linda con el antiguo Imax Port Vell, un cine tridimensional actualmente abandonado. 

Las voces consultadas subrayan que el amarre es propiedad de Usmánov tras la comercialización del bien por parte de Salamanca Group, el antiguo propietario de la dársena recreativa. En este atraque reposan habitualmente diversos yates de gran eslora y el propio Dilbar, el buque de 156 metros propiedad del gran empresario. 

La UE lo pidió

Ahora, el bien podría ser embargado si la UE se lo ordena al Puerto. Ello es así porque Usmánov es uno de los oligarcas rusos a quienes la Comisión Europea ha incluido en la actualización de la lista negra de directivos rusos cercanos al presidente ruso, Vladímir Putin, a quien Bruselas acusa de ser el culpable de la agresión bélica a Ucrania. Como ha explicado hoy Calvet, la UE "actualizó" la lista el lunes, y el Puerto está "cotejando" si alguna concesionaria tiene como cliente a alguno de los empresarios nombrados. 

Ello es tarea harto difícil, ha lamentado Calvet, por cuanto "no hay yates rusos en Barcelona". Los grandes esloras tienen banderas de conveniencia y sociedades pantalla interpuestas que esconden quién es su beneficiario real. Eso, el beneficiario, es lo que trata de averiguar la Autoridad Portuaria en estos momentos. Antes de completar la tarea de inventariado de bienes susceptibles de embargo, ya ha detectado uno: el amarre de 180 metros de Alisher Usmánov en Marina Port Vell

Marina Port Vell: "Hemos informado al Puerto"

Preguntada por este medio, una portavoz de Marina Port Vell ha indicado que "la información sobre amarres en régimen de cesión de uso que forman parte de la concesión se ha puesto en conocimiento de la Autoridad Portuaria". Ello en el marco del "cumplimiento y en la más absoluta observación de los preceptos legales que rigen las relaciones contractuales entre la Marina Port Vell y sus clientes". 

Se explica este traslado de información por el trabajo del gestor de la concesión por dar cumplimiento a "cuantos preceptos legales se desprendan de las diferentes medidas que las autoridades tomen en referencia a las relaciones contractuales y servicios prestados a embarcaciones propiedad de intereses particulares o societarios afectados por las medidas sancionadoras o restrictivas de la actividad empresarial dictadas por la UE". En el terreno de los yates, de hecho, la marina subraya que "ninguna embarcación vinculada a estos propietarios se encuentra fondeada en las instalaciones de la Marina Port Vell". 

El 'Dilbar', incautado ayer

Sea como fuere, la propuesta de decomiso del atraque de Usmánov en Barcelona --que dependería de la UE en última instancia-- no es una quimera, pues el yate que usa el punto de anclaje, el Dilbar, ya fue incautado en Hamburgo (Alemania) ayer miércoles. Lo avanzó Forbes, que precisó que las autoridades alemanas intervinieron el buque cuando se encontraba en las instalaciones de refit de la antigua ciudad hanseática. Ahora, tras la nave, queda pendiente de una posible toma administrativa el amarre que usa en la Ciudad Condal. 

Si eso ocurre, lo tendría que ordenar la Unión Europea a la Autoridad Portuaria de Barcelona. Fuentes policiales consultadas por este medio han descartado la participación de la Policía Portuaria en una eventual precinto del atraque. Han apuntado a agentes de Hacienda o aduanas, si es que ello acaba ocurriendo. 

Lista negra de la UE

El embargo del Dilbar y la comunicación a la UE de que su amarre en Barcelona puede ser embargado son dos consecuencias de la actualización del registro de personas físicas a quien la UE cree corresponsables de la guerra en Ucrania. Por este motivo, las instituciones comunitarias actualizaron esta semana una lista negra de individuos que deben ser sancionados y, sus bienes, incautados si es necesario. La drástica medida se justifica por su cercanía con Putin, a quien se señala como responsable del ataque a Ucrania. 

De hecho, la Unión Europea ha sido comedida en el uso del lenguaje contra los grandes directivos rusos. Mucho más virulento ha sido Estados Unidos quien, por boca de su presidente, Joe Biden, aseguró esta semana que "daría caza" a los bienes de los oligarcas rusos que la Administración que él preside vincula con Putin. Específicamente y durante el discurso del Estado de la Unión, el mandatario señaló los "yates" de los altos ejecutivos. Horas después del speech de Biden, el yate de Usmánov fue intervenido en Hamburgo y, tras ello, el Puerto anunció que había un "amarre" susceptible de toma forzosa. Es, revela Crónica Global, el atraque de Dilbar de Alisher Usmánov

Marina Barcelona 92, tres yates

Sea embargado o no, lo cierto es que el punto de atraque del Dilbar es uno de los bienes en la diana de la UE. Pero es que hay más, al menos en el plano político. Como explicó este medio, activistas por la paz, personalidades críticas con la guerra y otras esferas han señalado los grandes yates de otros empresarios rusos atracados en el Puerto de Barcelona. Son el Solaris, del inversor y todavía propietario del Chelsea FC Roman Abramovich; el Aurora, de Andrey Molchanov, accionista mayoritario de LRS Group; y el Valerie, de Sergey Chemezov, presidente del conglomerado paraestatal Rostec. 

Los tres buques están en Marina Barcelona 92, la instalación de puesta a punto y refit más avanzada del mundo, que se encuentra en el Puerto de la capital catalana. A preguntas de este medio, MB92 aseguró que implementaría las sanciones si alguna Administración se lo ordenaba.