Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vista de la Torre Glòries, rascacielos ofrecido por Barcelona como sede de la Agencia Europea del Medicamento / EFE

El 'boom' del alquiler daña las opciones de Barcelona de atraer la Agencia del Medicamento

Los expertos ven "complejo" encontrar viviendas para los 900 empleados del regulador europeo y sus familias en pleno auge de los precios por el turismo

7 min

El precio de los alquileres daña las opciones de Barcelona para atraer la Agencia Europea del Medicamento (AEM). Los expertos insisten en la "complejidad" de recolocar a 900 empleados del regulador europeo y a sus familias en una ciudad en pleno auge de los precios. El factor pesa más que otras amenazas, como el proceso soberanista o la saturación turística.

Quien lo indica conoce el sector. Habla Julia Meyer, gerente de negocios de Eres Relocation. "Barcelona tiene muchas opciones: casi logró captar la Agencia en 1992, cuando se creó. Pero el reto ahora es encontrar vivienda asequible para el personal. Serían 900 personas que querrán vivir cerca del trabajo o en el centro", avisa la directiva. 

Eres Relocation no es un recién llegado al sector. El Ayuntamiento de Barcelona ha pedido asesoramiento para presentar la candidatura a esta firma, que ya gestionó la creación desde cero de Future 4 Energy (F4E), la única agencia europea con sede en la ciudad.

La tesis de Meyer la avala otra consultora con experiencia. "Uno de los retos, si no el mayor, será el de encontrar viviendas. Estamos viendo un mercado frenético, con incrementos de precios mes a mes", indica Kristina Stanislavskaia, consejera delegada de BLL Relocation.

Talento, educación, salud

En el resto de capítulos, la capital catalana lo tendrá más fácil. "En educación, deberá haber algún tipo de intervención. El personal de la AEM tiene hijos, que querrán que estudien en colegios internacionales. Y los de Barcelona están llenos", recuerda Meyer.

alquileres agencia europea medicamentos barcelona

Fachada de la sede de la Agencia Europea del Medicamento en Londres / EFE

"Tenemos el Liceo Francés, el Colegio Alemán y dos británicos, uno de ellos de nuevo cuño en Castelldefels. La dificultad será encontrar hueco para los hijos de los funcionarios", agrega la profesional.

Por el contrario, en el terreno sanitario, los empleados de la AEM tendrían menos problemas. "La red de sanidad de Barcelona es buena. Y los empleados disfrutarán de un seguro que les cubrirá en caso de eventualidades", confirma Stanislavskaia.

El turismo no preocupa

También será llevadera la congestión turística de Barcelona. "La marca-ciudad está a la altura de la de París. Salvo Londres, no hay ciudad con una enseña tan potente en Europa", explica Gonzalo Vilar, experto en reputación de destinos de Bloom Consulting.

Este profesional ve más peligro en los "factores geopolíticos" que en el debate sobre la sobreoferta o exceso de demanda en la capital catalana. "No veo un efecto a corto plazo. Además, otros candidatos como Ámsterdam sufren el mismo problema", recuerda.

De su misma opinión es Alberto Galloso, socio-director de la firma Soluciones Turísticas. "La fortaleza de la marca puede con todo. Los turistas viajan a las grandes capitales europeas, y no a los países. En el caso de Barcelona, el debate turístico es una cuestión interna", avisa.

"El efecto de la sobredemanda --continúa Galloso-- es a medio plazo y recae sobre los vecinos. A corto plazo, no frena inversiones ni una decisión como ésta, que depende de otros factores".

"Sería un congreso del móvil diario"

Salvadas las dificultades, los expertos en captación de inversión hacen hincapié en la importancia de convencer al regulador. "Es un proyecto crucial. No es sólo la AEM, es todo el tejido empresarial que mueve. O los viajes y eventos diarios que significa. Cada día hay congresos y convenciones", enumera Mateu Hernández, consejero delegado de Barcelona Global.

alquileres barcelona agencia europea

Congresistas en el Mobile World Congress de Barcelona / EFE

Según el directivo, hay que hacer "todo lo posible" para que los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea opten por la capital catalana.

"No es fácil cumplir la mayoría de requisitos para ser ciudad-sede. La agencia necesita hospitales para testar los fármacos, algo que cumplimos. Un tejido biomédico y farmacológico potente, que también está de nuestra parte. Sin olvidar la conectividad aérea: muchos altos cargos vuelven a sus países el fin de semana. Barcelona cumple", resume.

Según Hernández, la fortaleza del dosier de Barcelona debería pesar salvo que intervengan otros factores, como los equilibrios norte-sur en el seno de la Unión. "Si la decisión es positiva, significaría algo equivalente a un Mobile World Congress diario en términos de dinamización económica", remacha.

Las universidades aguardan

Si el tejido productivo recibiría a la agencia como agua de mayo, las universidades no le irían a la zaga. "Barcelona tiene muchas posibilidades de salir vencedora. Ya no por el clúster biofarmacéutico, sino por las facultades. Tenemos campus de Medicina y Farmacia que están entre los mejores del mundo".

Las palabras son de Joan Esteva de Sagrera, decano de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Barcelona (UB). "Estos centros --continúa Esteva de Sagrera-- se verían potenciados enormemente por el flujo de personal cualificado".

El también catedrático en el Área de Conocimiento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica recuerda que la función de la AEM es "dar el visto bueno al 90% de los medicamentos, los más importantes".

Dichos procedimientos, concluye el investigador, generarían procesos previos que "beneficiarían enormemente a los campus" de la capital de Cataluña.