Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de un barco del Emirates Team New Zealand, defensor del título / Cedida

Empresarios negocian con el Barça un equipo para la Copa América de Barcelona en 2024

La escuadra española se llamaría Barça Sailing Team, competiría en junior y mujeres, aunque necesita 25 millones y el 'sí' de los organizadores

7 min

Un grupo de empresarios y directivos aficionados a la vela negocian con el FC Barcelona presentar un equipo español, el único, a la Copa América de vela de 2024, que se celebrará en la Ciudad Condal en dos años. La escuadra se llamaría Barça Sailing Team -- Vilassar de Mar, por el Club Náutico que la impulsa, y participaría en las categorías junior y femenina. Eso sí, necesita dos cosas: 25 millones de euros y el de los organizadores, el Emirates Team New Zealand. 

Lo explican fuentes cercanas al Puerto de Barcelona, que indican que el challenger español se está configurando "con discreción". Ya se ha sondeado al New Zealand, aunque la decisión final no está tomada. Las mismas voces han precisado que el equipo también se ha llevado a Can Barça para tratar de concitar el apoyo de "una gran institución" que lance su marca mundialmente. La decisión de autorizar que se presente, no obstante, depende de los neozelandeses. 

"Queremos un equipo español"

Las mismas voces han agregado que el movimiento para que haya bandera nacional en la Copa América lo pilota un grupo de empresarios como Andor Serra, director general del Barcelona Cluster Nàutic y el médico y navegante Jesús Turró, excandidato a presidente de la Real Federación Española de Vela (RFEV) y hombre que apoyó la preparación de la capital catalana para acoger los Juegos Olímpicos de 1992

Preguntado por la cuestión, Turró ha confirmado el plan para presentar un equipo nacional a la Copa América de Vela de 2024, aunque ha prescrito "cautela", porque el intento está aún en negociaciones. No obstante, el facultativo especialista ha recordado que si cuaja, la escuadra sería "la única española". Contaría con el apoyo de la RFEV y tendría continuidad, esto es, se presentaría a las categorías juvenil y de mujeres en Barcelona, pero trataría de consolidarse y presentarse en el futuro a la clase AC75, la estrella de la carrera de regatas. 

Obstáculos: 25 millones y el 'sí' de Dalton

Esas intenciones reposan sobre argumentos de peso. Fuentes consultadas por este medio recuerdan que "España tiene una gran tradición en vela" y que Barcelona está entrando fuerte en el deporte femenino con el Barça Femení. Presentar un equipo de féminas a la Copa América seguiría esa senda. Asimismo, recuerdan que la categoría absoluta, la AC75, es "inalcanzable" por dos motivos: armar un equipo cuesta unos 100 millones de euros --algo que sí se podría conseguir con los patrocinadores adecuados--, pero precisa de una larga preparación técnica para conseguir un barco monocasco con posibilidades para competir. Con los plazos de 2024, "no es realista". 

Sea como fuere, el proyecto de equipo, compita en la categoría que compita, necesita del visto bueno del Emirates Team New Zealand. El defensor del título y organizador de la carrera en dos años es quien tiene que decidir si autoriza el challenger. Lo hará, señalan las voces consultadas, en septiembre, por cuanto la preparación para el macroevento de 2024 "aún es muy inicial, está en fase embrionaria". 

Impacto económico

Huelga decir que si finalmente el evento de la capital catalana incorpora a un equipo español, aunque sea en las categorías periféricas, el impacto económico que dejará  --y que los organizadores estiman, por lo pronto, en unos 1.000 millones de euros--, crecerá. Las fuentes conocedoras insisten en los intangibles que cosecharía el sailing team para Barcelona, pues la Copa América se retransmitirá para una audiencia global.

El presidente ejecutivo de Puig, Marc Puig (i), y el capitán del equipo de vela de Nueva Zelanda para la Copa América, Grant Dalton / TONI MATEU / PUIG
El presidente ejecutivo de Puig, Marc Puig (i), Grant Dalton / TONI MATEU / PUIG

La marca-ciudad, pues, quedaría reforzada tras los años aciagos del procés independentista, los disturbios por el encarcelamiento del rapero Pablo Hásel y, más recientemente, la fase más dura de la pandemia del coronavirus

Vilassar, la clave local

En clave más local, la presentación de un equipo español en la Copa América de 2024 redundaría en beneficios para su núcleo impulsor: los navegantes del histórico CN Vilassar de Vilassar de Mar (Barcelona). El club náutico, fundado en 1960, se expone al derribo porque vulnera la Ley de Costas. La presentación de una escuadra a la carrera de regatas relanzaría la institución, aunque fuera en otro lugar, explican quienes conocen la operación.  

Para lograr músculo económico y espónsores, la entidad ha aprovechado los contactos de sus miembros. No en vano, el presidente del Vilassar es Jesús Majem, patrón de la Fundación FC Barcelona y fundador de la consultora logística AB Brain, con presencia en seis países. Asimismo, cuenta con el propio Jesús Turró, Serra o incluso con el expresident de la Generalitat Artur Mas, que es socio. De hecho, la hija mayor de Mas, Patricia, es la directora de comunicación del náutico.