Menú Buscar
Logo de Bankia en su sede de Madrid / EP

Bankia suspende el dividendo de 2.500 millones de su plan estratégico

La entidad aplazará cualquier decisión en torno a la retribución al accionista hasta que pueda valorar el impacto definitivo de la crisis

4 min

La crisis desatada por la expansión del coronavirus se ha llevado por delante el ambicioso objetivo de Bankia de repartir entre sus accionistas 2.500 millones de euros en forma de dividendo durante los tres años de vigencia de su plan estratégico (2018-2020). El presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, ha anunciado en la junta de accionistas del banco que, dadas las actuales circunstancias, “este objetivo debe ser revisado” y, además, ha comunicado la renuncia de la entidad a realizar cualquier tipo de pago extraordinario a sus socios en el actual ejercicio.

“Debemos tener máxima prudencia a la hora de distribuir el dividendo”, ha explicado Goirigolzarri, quien aseguró que Bankia dispone de tiempo a lo largo de lo que resta del ejercicio para tomar una decisión al respecto, dado que la entidad no retribuye a los accionistas a cuenta de su resultado.

Prioridad, mantener la solvencia

El ejecutivo justificó la decisión con el argumento de que el mantenimiento de un alto nivel de solvencia “va a ser totalmente prioritario”, dadas las circunstancias actuales, marcadas por el impacto del Covid-19 en la economía. De ahí, que la política de Bankia en torno a dividendo vaya a estar marcada por una máxima prudencia”.

Goirigolzarri ha defendido que esta estrategia es la "mejor manera de anticiparnos a un entorno incierto" y también de fortalecer el músculo de la entidad con el objetivo de financiar a la economia, las empresas y las familias españolas.

Efectos inciertos 

En relación con el actual entorno, Goirigolzarri ha evitado hacer una valoración numérica sobre el impacto de la crisis al asegurar que “es difícil saber dónde van a llegar los efectos”. No obstante, el presidente de Bankia ha querido lanzar un mensaje de esperanza al marcar claras diferencias con el anterior periodo de depresión económica. “La crisis pasada nos dejó unas lecciones que nos permitirá una gestión más eficaz de ésta”.

Como ejemplo ha puesto la reacción del Banco Central Europeo (BCE), “con rapidez y eficacia desde el primer momento”, en referencia al programa extraordinario de compras de deuda pública y privada por 750.000 millones de euros. Y también los efectos de la creación de la Unión Bancaria Europea, precisamente a raíz de la anterior crisis. “Por desgracia, esta unión no es una realidad completa pero sí ha conseguido que los bancos tengan una mejor solidez y eso evita un desabastecimiento del crédito, como ocurrió entonces”.

El Gobierno, por buen camino

Asimismo, ha valorado positivamente las medidas aprobadas en los últimos días por el Gobierno, de las que ha dicho que “van por el buen camino”

Goirigolzarri ha avanzado además que la entidad ofrecerá en los próximos días moratorias de capital de seis meses en los créditos al consumo de particulares y autónomos afectados por la situación generada por el coronavirus, y también alargará hasta seis meses la moratoria en las hipotecas de los particulares que cumplan los requisitos contemplados en el Real Decreto del Gobierno, que estableció inicialmente el retraso en los pagos en un mes.