Menú Buscar
José Sevilla, consejero delegado de Bankia, durante la presentación de resultados al tercer trimestre de 2018

Bankia se juega 8 millones cada día durante el limbo hipotecario

A pesar del parón en la firma de hipotecas hasta que se pronuncie el Supremo, la entidad confía cerrar el ejercicio con 24.000 nuevos préstamos por importe de 2.700 millones

6 min

Que subieran los tipos de interés y que se concedieran hipotecas a manos llenas aprovechando el nuevo tirón del sector inmobiliario, eran dos de las grandes palancas en las que Bankia basó el éxito de su plan estratégico 2018-2020, de cara a alcanzar en 2020 un margen de intereses de 2.900 millones de euros y llegar a un beneficio de 1.300 millones.

Pero sobre ambos aspectos empiezan a cernirse algunos nubarrones que, de persistir, harían complicado el cumplimiento de esos grandes objetivos. Sobre la subida de tipos, los dirigentes de Bankia ya reconocen que la previsión hecha cada vez resulta más difícil de alcanzar.

Subida de tipos, "retraso de doce meses"

A la vista de las últimas observaciones realizadas desde el Banco Central Europeo (BCE), “se retrasa todo doce meses por lo menos”, considera José Sevilla, el consejero delegado de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, durante el análisis, ante los medios, de los resultados al cierre del tercer trimestre de 2018. Nueve meses del año en los que el beneficio prácticamente se mantuvo plano, con una subida del 0,6%, hasta los 744 millones de euros.

En su plan, Bankia contemplaba que los tipos de interés se mantuvieran en terreno negativo en 2018 --como lo están y lo van a seguir estando--, y que, ya en 2019, subirían un 0,29% para aumentar hasta el 0,73% en 2020.

Subida de tipos tras la marcha de Draghi

Pero, el cumplimiento de estas previsiones será difícil. En el mejor de los casos, la primera subida no se produciría hasta dentro de un año, pero son muchos los analistas que creen que se demorará algo más.

Que se esperará a que Mario Draghi abandone su puesto al frente del Banco Central Europeo (BCE), a finales de octubre de 2019, para que ya sea sucesor el que acordara, en diciembre de 2019, una primera subida que, en cualquier caso, estaría muy por debajo de ese 0,29% previsto por Bankia para ese ejercicio.

Contratiempo hipotecario por el Supremo

Y si la subida de tipos se retrasa, la otra palanca clave del plan, como es la concesión de préstamos hipotecarios, también acaba de sufrir un contratiempo tras la sentencia del Tribunal Supremo que entiende que, a partir de ahora, deben ser los bancos, y no los clientes, los que carguen con el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) a la hora de rubricar un préstamo hipotecario.

“Si el Supremo ratifica el 5 de noviembre que sean los bancos los que paguemos, lo haremos, pero creo que, en ningún caso, se debería hacer con efecto retroactivo. Hemos hecho lo que marcaba la ley durante los últimos 23 años”, explicaba Sevilla el sentir generalizado del sistema financiero español.

Menos firmas de préstamos 

De momento, lo que sí están notando en Bankia es un cierto retraimiento en la firma de hipotecas desde que el Supremo comunicara, el pasado 18 de octubre, el giro jurisprudencial dado en este asunto. “Estamos viendo estos días cierto retraso en la toma de decisiones. El que puede esperar, espera”, comentaba el consejero delegado de la entidad.

El freno momentáneo a la firma de nuevas hipotecas supone romper con el ritmo vertiginoso en la concesión de nuevos préstamos que viene registrando Bankia desde hace dos años, coincidiendo con la salida al mercado, en enero de 2017, de su ‘Hipoteca Sin Comisiones’.

Hasta septiembre, 18.200 hipotecas por 2.000 millones

Entre enero y septiembre de 2018, Bankia había concedido 2.047 millones de euros en nueva financiación hipotecaria, un 4,7% más que un año antes. Son unos 18.200 préstamos en ese periodo por un importe medio de 112.500 euros. O sea, la firma cada día de unas 70 hipotecas nuevas por 8 millones de euros.

A partir de ahora, Sevilla se mostraba confiado en que, una vez que se pronuncie el Supremo, todo vuelva a la normalidad, y el ritmo de concesión hipotecaria se instale otra vez en los parámetros en los que se estaba moviendo en los últimos meses, para cerrar el ejercicio con 24.000 préstamos otorgados por unos 2.700 millones.

Preguntado si subirían los costes de las hipotecas, caso de que el Supremo dictaminara que, definitivamente, fueran los bancos los que soporten los impuestos, José Sevilla cree que “será la competencia la que dictará los precios de las hipotecas en el futuro”. Bankia tiene sus préstamos hipotecarios en una media de interés del 1,65%, con el 60% concedidas a tipo fijo y con un máximo del 65% del valor de tasación.