Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri (dcha.); y el consejero delegado, José Sevilla / BANKIA

Bankia espera la fusión con Caixabank para marzo sin restricciones de la CNMC

La entidad prevé que su marca desaparezca de forma progresiva en un plazo de tres o cuatro meses tras la culminación de la operación corporativa

5 min

La fusión de Caixabank y Bankia mantiene el calendario previsto en el anuncio de la operación, que contempla su cierre definitivo desde del punto de vista mercantil antes del fin del primer trimestre de 2021. Así lo ha confirmado este jueves el presidente de la entidad absorbida, José Ignacio Goirigolzarri, quien además ha descartado que la operación vaya a contar con restricciones del regulador de competencia.

“Los trámites del proceso van como estaba previsto”, ha apuntado el ejecutivo, que también ocupará la presidencia del nuevo Caixabank. Entre esos trámites, uno de los más delicados es el análisis por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), aunque Goirigolzarri se ha mostrado convencido de que el regulador no impondrá condiciones para aprobar la operación.

Sin efecto por la concentración

En su comparecencia ante los medios de comunicación para presentar los resultados de 2020, el ejecutivo ha recordado que la entidad resultante de la fusión contará con una cuota de mercado en torno al 25%, “una cifra común entre los líderes del sector financiero en los países de nuestro entorno”.

Goirigolzarri también ha recordado que la competencia bancaria en España no se ha visto afectada por los numerosos procesos de concentración que se han registrado en los últimos años, a lo que ha contribuido también la entrada de nuevos actores como los bancos online y las denominadas ‘fintech’.

Desaparición en verano

Con este calendario en la mano, Bankia considera que su marca, que será sustituida por la de Caixabank cuando culmine la fusión, deje de figurar en las sucursales de forma progresiva desde entonces, de forma que “hacia el verano ya habrá desaparecido”.

Previamente, el consejero delegado del banco, José Sevilla, ha confirmado a los analistas que los plazos de la fusión no han variado por lo que esperan su culminación “en algún momento a lo largo del mes de marzo”.

Prudentes con las provisiones

El presidente de Bankia se ha mostrado muy satisfecho con las cuentas registradas en 2020, en especial en lo que se refiere al incremento de capital, con un exceso de 2.934 millones de euros, superior a los 2.500 fijados como objetivo para 2020, y la reducción en el volumen de activos adjudicados procedentes de sector inmobiliario.

Goirigolzarri ha defendido la política de provisiones de la entidad (que ha dotado 505 millones en relación con el Covid-19) y ha asegurado no darse por aludido por los comentarios del Banco Central Europeo (BCE) sobre el peligro de que la banca de la eurozona no se proteja lo suficiente frente a la crisis. “Nosotros hemos sido muy prudentes en este aspecto”. Junto con las ordinarias, las provisiones totales de Bankia en 2020 han superado los 1.000 millones de euros.

Organigrama por definir

En lo que también ha sido muy prudente ha sido a la hora de hablar de aspectos futuros del nuevo Caixabank, como el caso del futuro dividendo. “La política de remuneración al accionista debe fijarla el consejo de administración de la nueva entidad, no debo pronunciarme al respecto”.

Tampoco ha querido hacer comentarios sobre el futuro organigrama del nuevo Caixabank, en el que asegura que se ha puesto a trabajar de forma decidida al inicio del año, ya que hasta entonces ha estado volcado en el cierre del ejercicio 2020. Una de las principales incógnitas será el papel a desempeñar por José Sevilla, de quien dijo en la presentación de la fusión, allá por el mes de septiembre, que tendría un papel importante en el banco resultante.

Lo más urgente, vacunar

En relación con la actual situación económica, el presidente de Bankia ha asegurado que “ahora mismo nada es más urgente que acelerar lo máximo posible el proceso de vacunación, tanto desde el punto de vista humano como económico”. El ejecutivo no ha ocultado su inquietud por la incertidumbre en torno a la evolución del PIB y su impacto en un sector cíclico como el bancario.

No obstante, ha señalado que es optimista sobre la recuperación, entre otros factores por las medidas como los créditos con el aval del ICO y las moratorias, de las que ha dicho que “han tenido un resultado excelente”.