Menú Buscar
Sucursal de Bankia / EP

Bankia, eléctricas e Iberia: las empresas que los sindicatos sueñan con nacionalizar

El Gobierno, con Nadia Calviño a la cabeza, ha dejado claro que esa idea no entra en los planes del Ejecutivo

8 min

La opción de nacionalizar compañías en situación de riesgo sobrevuela Europa. Josep Borrell, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad o los sindicatos abogan por esta opción, en caso de ser necesario. Tanto Comisiones Obreras o como UGT han pedido que los Estados irrumpan en el control de las empresas en caso de ser necesario.

El temor a la quiebra de empresas es tal que desde Bruselas ya se da por hecho que en los próximos meses habrá nacionalizaciones. Expansión adelantó que la Comisión Europea está trabajando en un borrador para seguir unas pautas para que los Estados cojan las riendas de compañías (cotizadas y no cotizadas) durante un tiempo determinado para evitar la quiebra. No obstante, se abren bastantes interrogantes a la hora de que esto pueda llegar a suceder.

El Gobierno es tajante

Mientras los agentes económicos, políticos y sociales toman posiciones acerca de las nacionalizaciones en las empresas, el Gobierno duda tomar el mando en ciertas empresas. “Es cierto que en algunos países europeos han visto la necesidad de nacionalizar o tomar parte en el capital de compañías. Nosotros hemos garantizado liquidez a las empresas con líneas de avales de hasta 100.000 millones de euros para garantizar su solvencia y que ninguna tenga que salir del mercado”, dijo la ministra de Economía, Nadia Calviño.

Por otra parte, Podemos siempre ha estado abierto a que, dado el caso, el Gobierno pueda nacionalizar empresas. No obstante, el grupo morado no ha sido explícito durante el estado de alarma debido a la falta de apoyos y de consenso.

Las aerolíneas piden nacionalizaciones

Uno de los sectores que más está sintiendo la presión económica derivada por la crisis del coronavirus es el del turismo. Concretamente, las aerolíneas hacen cuentas para resolver la viabilidad en los próximos trimestres. IATA, patronal de las compañías de vuelo, ya sostuvo recientemente que los gobiernos tendrán que hacerse cargo de las empresas que así lo soliciten para evitar las quiebras.

“El sector de las aerolíneas ha sido uno de los más damnificados por las medidas de confinamiento y la propia patronal del sector ya ha alertado en repetidas ocasiones del riesgo que sufren actualmente muchas empresas de quedarse sin liquidez”, sostienen desde IG Markets. 

Los sindicatos piden acudir a las eléctricas

UGT, en una entrevista realizada por Europa Press, considera que es un “error que el Estado no tenga presencia en un sector como el de la energía”. Pablo Iglesias, también ha pedido en reiteradas ocasiones que el Ejecutivo tenga peso en una empresa energética.

No obstante, la sociedad española de participaciones industriales, SEPI, ya cuenta actualmente en su cartera con participaciones pequeñas en utilities tan destacadas como Red Eléctrica o Enagás, por lo que el Gobierno ya tiene participación en este sector.

Bankia, en la terna

Por otra parte, la banca también está en el ojo del huracán. Después del rescate que tuvo que hacer el Ejecutivo de Mariano Rajoy en 2012 al sector. Desde varios partidos políticos como ERC o Podemos se ha instado a que algunas entidades pasen a manos del Estado. Bankia es la entidad que más ha sonado para que pase al control del Gobierno.

Cabe recordar que el FROB tiene el 61% de la entidad financiera liderada por José Ignacio Goirigolzarri. No obstante, fuentes del sector indican a este medio que la nacionalización de Bankia sería muy compleja ya que “el Banco Central Europeo se negará tajantemente ante cualquier atisbo de control por parte del Estado en un escenario de tipos bajos”, echando por tierra los objetivos de los sindicatos.

¿Qué debería suceder?

Los analistas de IG, por otra parte, recuerdan los supuestos para que se hagan efectivas las nacionalizaciones. El primero de ellos es que el Gobierno “considere que son una industria tan esencial para el funcionamiento de la economía que la mejor manera de garantizar sus servicios es que pasasen a formar parte de la red pública”.

En el segundo de los casos es que “la propia situación en la que se encuentren estas compañías se sitúe al borde de la quiebra y el Gobierno se vea obligado a salir al rescate mediante la nacionalización”.

Francia y Alemania blindan sus empresas con ayudas

Mientras en España se abre el debate a las nacionalizaciones, países como Alemania o Francia han reiterado que no tendrán problemas en ayudar a sus compañías con importantes ayudas. “No dudaré en emplear todos los medios a mi disposición para proteger a las grandes empresas francesas”, aseguró el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, quien sostuvo que podría hacerse a través de “recapitalizaciones o compra de acciones”.

“Ya hemos buscado ayudarlas con un programa de créditos, sin embargo podría ser que en algún momento no tengan suficiente capital propio y estaremos preparados para ayudarlas con el fondo que constituimos hace más de diez años”, indicó el ministro de Finanzas, Olaf Scholz.

Oposición de las patronales

Además, el tejido empresarial explica que comenzar una oleada de nacionalizaciones no tendría beneficios. Íñigo Fernández de Mesa, vicepresidente de la CEOE, dijo en una entrevista a Vozpopuli que las nacionalizaciones son "debates ideológicos" y que lo que debe haber "es una inyección de liquidez para las empresas". El directivo subrayó que  "los gestores privados lo han hecho mejor que los públicos".

Sánchez Llibre, presidente de Foment de Treball, aseveró recientemente que el verdadero problema está en la financiación a las empresas. "Los avales se otorgan con cuentagotas, entre otras cosas por el burocrático funcionamiento del Instituto de Crédito Oficial (ICO), especialmente para las empresas pequeñas y medianas”, dijo hace pocos días.