Menú Buscar
Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell en una conferencia en la Cámara de Comercio de Sabadell / CG

El independentismo arranca una campaña contra el Banco Sabadell

Las declaraciones de su presidente, Josep Oliu, sobre la necesidad de garantizar que el banco siempre esté en territorio de la Unión Europea encienden a los activistas

5 min

Banco Sabadell está desde el pasado viernes en el punto de mira de los independentistas catalanes más activos en las redes. Han arrancado una campaña contra la entidad a raíz de la afirmación de su presidente, Josep Oliu, de que no se debía convocar la junta de accionistas para garantizar que la sede del banco siempre esté en territorio de la Unión Europea.

La protección del banquero ante una eventual declaración de independencia de Cataluña es una salvaguarda que está en los estatutos de la entidad desde hace años. Fue copiada en su día por Caixabank, un movimiento que también generó una gran polémica entre los partidarios del procés. Las normas de gobierno interno de la entidad señalan que esa decisión es potestad del consejo de administración, que no es necesario convocar a la junta de accionistas, y se refiere únicamente a la sede social.

Sala i Martí, el primero

Es decir, si se alcanzara este escenario no se verían afectados de forma necesaria la ubicación de los servicios centrales. El propio Oliu ha mantenido en los últimos años que considera que las posibilidades de que prospere la independencia son cero. Incluso lo afirmó ante el exconsejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, con quien coincidió en su etapa en la Universidad de Minnesota.

El economista Xavier Sala i Martin fue el primer personaje influyente en las redes sociales en cargar contra el presidente de Banco Sabadell. Lo hizo dando la vuelta a sus declaraciones al mantener que, en el fondo, representan un gran apoyo para el independentismo.

Xavier Sala i Marti carga contra Banco Sabadell / CG

Xavier Sala i Marti carga contra Banco Sabadell / CG

Joan Tardà desata la tormenta

En una serie de twits manifestó que contradicen las voces más pesimistas que auguran un “corralito y cataclismo financiero” en el caso de romper con el resto de España de forma unilateral. Si los bancos catalanes pasan a ser españoles “quedará claro que tendrán acceso al Banco Central Europeo para financiarse”.

Las críticas se fueron apagando a lo largo del fin de semana. Fue Joan Tardà, diputado de ERC en el Congreso, quien desató de nuevo la tensión al acusar a Oliu de “miseria moral” por pretender “amenazar por condicionar el voto del referéndum”. Desde el punto de vista del político republicano, las palabras de Oliu representan una “falta de respeto a los clientes de la entidad”. Entre ellos, él.

Joan Tardà, diputado de ERC en el Congreso, carga contra Banco Sabadell y su presidente, Josep Oliu / CG

Joan Tardà, diputado de ERC en el Congreso, carga contra Banco Sabadell y su presidente, Josep Oliu / CG

Peticiones de cancelar cuentas

Las reacciones en cadena no se hicieron esperar. La inmensa mayoría, negativas. Piden cancelar las cuentas y productos financieros como muestra de rechazo a la prevención de Oliu. Refuerzan el argumento con la cotización a la baja de las acciones de la entidad desde 2008, antes del impacto de la reestructuración del sector y los efectos en los mercados de la crisis.

Incluso la Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad que lideraba la presidenta del Parlament catalán, Carme Forcadell, ha aprovechado la ocasión. Mandó el martes por la tarde una nota de prensa en la que aseguraba que el "plan B de Banco Sabadell muestra que la independencia no es sólo posible, sino que es cercana". Mantiene que si se declara la independencia la banca catalana --Sabadell y Caixabank, básicamente-- dependerán del Banco Central Europeo. Pero si no fuera así, el aviso a navegantes de Oliu "muestra que en cualquier caso el financiamiento a las empresas y a los ciudadanos de Cataluña está asegurado". 

El efecto real de la campaña en las cuentas del banco es inexistente, indican fuentes de la entidad. Con todo, se mantienen en alerta por su evolución en los próximos días.