Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, con el director financiero, Leopoldo Alvear, al fondo / BS

González-Bueno: “Hay pocos mecanismos tan controlados como el sueldo de los banqueros”

El presidente del Sabadell defiende el nuevo plan estratégico y deja en el aire definir tanto la nueva reestructuración a la que se apunta como el dividendo futuro

8 min

El consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, ha añadido su granito de arena en la defensa del sector a otra polémica en el plano político que les ha estallado, las retribuciones de la alta dirección. “Hay pocos mecanismos tan controlados como el salario de los banqueros”, ha asegurado en un encuentro con los medios previo a la presentación del nuevo plan estratégico del grupo.

Ha recordado que recibe el visto bueno del consejo de administración, de la junta de accionistas y que es uno de los elementos bajo la lupa del Banco Central Europeo (BCE). Reconoce que están muy por encima de la media nacional --“no es una retribución baja”, ha sentenciado--, pero argumenta que esto no puede justificar que sea alta. Asimismo, ha indicado que “no es excesivamente acertado” vincular las retribuciones con ciertos indicadores de las entidades, tal y como se ha llegado a manifestar desde algunos sectores, por la incidencia sobre las decisiones que se tomen.

Nuevo plan de ajustes

Apunta a que se podría distorsionar la gestión y priorizar, por ejemplo, más recortes para contener aún más los costes y maximizar el beneficio a corto plazo en lugar de plantear estrategias a medio y largo plazo. Con todo, la realidad es que habrá más recortes en el Sabadell y así se indica en el plan que marcará el día a día del banco hasta 2023.

González-Bueno se ha resistido a poner sobre la mesa ninguna cifra concreta. En la conferencia con analistas tras la presentación del plan, el ejecutivo ha aclarado que, aunque la hoja de ruta está planteada y aprobada y es firme, "está en proceso de desarrollo". No hay, por el momento, cifras concretas sobre nuevos cierres de oficinas y más salidas de personal. Pero se producirán. Y, además, en un plazo que sí está claramente establecido: el primer trimestre de 2022.

Llevar el ROTE al 6%

La profundidad de la reestructuración debe generar un impacto de 100 millones de euros en los costes. Se espera que los primeros detalles sobre el ajuste se den a conocer después del verano para tener tiempo de negociar con la parte social en el último trimestre. El plan estratégico contempla ejecutar la reestructuración en la primera mitad de 2022. Si se tiene en cuenta que en el anterior recorte salieron 1.800 personas para rebajar los costes en 140 millones, el segundo ajuste superará los 1.000 empleados.

Banco Sabadell se ha marcado el gran reto de elevar el rendimiento sobre fondos propios (ROTE) hasta el 6% en dos años y medio. Parte del 1,25% anualizado alcanzado en el primer trimestre. Además del ajuste, se estima una transformación de las “soluciones” que se destinan al segmento de particulares, donde se dará el impulso definitivo a la banca digital; la mejora de los productos destinados a empresas, especialmente a pymes, su gran atractivo por la penetración en el segmento; y TSB, que no se venderá, estará centrado en captar clientes particulares en Gran Bretaña.

Fondos europeos

También esperan hacerse con parte del negocio que se genere con la llegada de los fondos Next Generation. El Sabadell calcula que la financiación del conjunto de la banca unido a los proyectos que se subvencionen llegará a los 125.000 millones de euros. Solo del sector financiero, ya que a esta cantidad se deberá sumar la inversión privada que se dé al alimón de las ayudas europeas.

En este sentido, el banco ni siquiera contempla que España se quede sin fondos. Incluso en el plan se deja claro que se ejecutarán.

Más allá de 2023

El consejero delegado de Banco Sabadell ha transmitido al mercado que el plan va más allá del horizonte de 2023, en el que se fija su conclusión. "La transformación de la entidad es algo que debe trascender esta fecha", ha explicado González-Bueno a los analistas; hasta tal punto que también ha admitido que "muchos de los elementos del plan no van a tener un reflejo inmediato en los números".

En este sentido, los cambios se verán especialmente en el segmento de la banca minorista, en la que se dará un papel prioritario y casi único a los canales online, especialmente en lo que se refiere a operaciones de préstamos personales, tarjetas y pagos. Para cuestiones más complejas, como hipotecas, seguros y productos de ahorro e inversión, el planteamiento será un modelo híbrido, con un creciente apoyo de los canales en remoto.

Recuperación del dividendo

Entre las cuestiones que quedan en el aire tras la presentación de la hoja de ruta, junto a las cifras de la reestructuración está la recuperación del dividendo. El plan apunta a un objetivo del 30%, pero la cúpula matiza que esta cifra es un simple tecnicismo. Corresponde a la obligatoriedad de provisionar el payout medio de los últimos tres ejercicios.

“El dividendo lo decide el consejo de administración y requiere de una orientación del BCE”, ha manifestado el consejero delegado. Se espera que el regulador renueve las directrices del reparto de beneficios entre los accionistas a finales de año. Será entonces cuando el Sabadell tome una decisión en este sentido.

Beneficios por debajo de 2019

“Hemos querido hacer un plan realista”, ha sentenciado González-Bueno tras dar a conocer las grandes magnitudes. Tanto, que no se espera que a finales de 2023 se igualen los 768 millones de euros de beneficios alcanzados en 2019. El plan estratégico no incluye ninguna cifra específica, pero si se tiene en cuenta el avance del ROTE del 6%, se debería llegar a unas ganancias de unos 630 millones a finales de 2023.

El mercado ha recibido la nueva hoja de ruta con tibieza. De hecho, a lo largo de la mañana el descenso de la cotización se ha acercado al 4%. Se trata de un pequeño correctivo para un grupo financiero que suma un avance del 83% en el selectivo español desde el inicio del ejercicio, lo que constituye la mayor revalorización entre todos los componentes del Ibex 35 desde enero y una de las mejores de todo el mercado.