Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Central de Les Borges Blanques (Lleida) / COMSA

Banco Sabadell y Comsa venden la termosolar de Les Borges Blanques por 125 millones

La planta, única de estas características en España, ha sido adquirida por el fondo de inversión Q-Energy

3 min

La única central híbrida de energía termosolar y biomasa forestal de España y una de las primeras del mundo en Les Borges Blanques (Lleida) ha sido vendida por Banco Sabadell, Comsa y Avançsa a el fondo de inversión Q-Energy. La operación se ha realizado por un importe superior a los 125 millones de euros, incluyendo deuda de la planta.

La central estaba participada por Comsa, el 47,5%; otro porcentaje similar por Banco Sabadell; y el 5% restante estaba en manos de Avançsa. Q-Energy, con una amplia cartera de activos solares bajo gestión de 1.200 MW, unos 300MW eólicos en repotenciación y 8.000MW en nuevos desarrollos, se ha impuesto en el proceso competitivo. En la carrera por hacerse con la planta ilerdense han participado compañías industriales españolas, como Ence, y fondos nacionales e internacionales, como Plenium Partners, White Summit Capital o Exus.

La operación: Comsa y Sabadell

La operación, que se ha formalizado al alcanzar múltiplos “muy atractivos” para los vendedores, permite a Sabadell salir del activo con jugosas plusvalías, además de contribuir a la refinanciación del grupo Comsa, del que también es acreedor junto con Santander, CaixaBank, BBVA, Unicaja y Bankinter. La compañía continuará ligada a la planta de Les Borges, radicada en Lleida, por razones comerciales, ya que seguirá realizando labores de mantenimiento y de gestión de la biomasa forestal.

Banco Sabadell adquirió con criterios de reestructuración de deuda el 47,5% de la propiedad de la planta de Les Borges Blanques en 2018 a Abantia, socio original del proyecto junto a Comsa, por 11,8 millones de euros además de una quita de parte de la deuda, en lo que se interpretó también como una oportunidad de negocio. Poco después, la planta sufrió dos incendios en las calderas de biomasa, lo que obligó a reponer y modernizar las instalaciones. Actualmente, su producción anual está entre una horquilla de 75.000 y los 98.000 MW/h, suficiente para suministrar energía a 33.000 hogares.