Menú Buscar
Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España

El Banco de España baraja que los tipos no suban antes de octubre de 2020

El supervisor alude a "elementos idiosincrásicos" para explicar que la economía española vaya algo mejor que la de la Eurozona

4 min

El aldabonazo dado el pasado 7 de marzo por el Banco Central Europeo (BCE), pintando un cuadro macroeconómico para la Eurozona peor del dibujadio tres meses antes, con rebaja de previsiones, tanto del crecimiento del PIB como de la obligación, y de retraso ‘sine die’ de los tipos de interés, ha llevado al Banco de España a asumir el nuevo escenario en su último informe trimestral sobre la situación de la economía española.

En este contexto, el supervisor bancario español presidido por el gobernador Pablo Hernández de Cos analiza en su informe cómo se han comportado recientemente las expectativas de mercado sobre la evolución de los tipos, y compara la senda futura de tipos que actualmente esperan los mercados con la observada en episodios pasados, en los tanto el BCE como la Reserva Federal de Estados Unidos iniciaron ciclos de subidas en sus tipos de interés.

En particular, apunta el Banco de España que, si en octubre de 2018, los mercados descontaban que los tipos subirían 10 puntos básicos en un plazo máximo de 12 meses --como muy tarde, en octubre de 2019--, ahora, prevé el supervisor, que no lo harán “antes de octubre de 2020”.

Empeoramiento de las perspectivas de crecimiento

Retraso significativo que “vendría explicado, fundamentalmente, por el empeoramiento en las perspectivas de crecimiento global que se observó a finales de 2018, que ha sido especialmente acusado para el área del euro”, apunta el Banco de España en su informe.

Además, más allá del retraso en el inicio del ciclo de subidas de tipos de interés en la Eurozona, el supervisor también se fija en expectativas de mercado sobre la intensidad de un eventual proceso futuro de elevación de estos tipos de interés.

Expectativas que también se han visto sensiblemente modificadas en los últimos meses. Así, mientras que a principios del pasado octubre se anticipaba que los tipos alcanzaría un nivel positivo a partir de agosto de 2020, ahora se establece que no se llegaría a ese nivel antes de 2022.

"Elementos idiosincrásicos" de la economía española

Al margen de las expectativas sobre los tipos, en su informe el Banco de España sigue haciendo hincapié en el buen comportamiento de la economía española, con crecimientos intertrimestrales de entre el 0,6% y el 0,7%, “claramente superiores” a las de la zona euro en su conjunto.

Diferenciación justificada por el supervisor en base a "elementos idiosincrásicos" que estarían compensando la incidencia de los factores negativos que afectan a ambas áreas y que explicarían la mayor desaceleración de la zona euro.

No obstante, matiza que los datos disponibles hasta la fecha se refieren casi exclusivamente a la primera mitad del trimestre y a un conjunto reducido de indicadores, por lo que afirma que no se puede descartar que los elementos comunes al resto del área del euro se estén transmitiendo, "o lo acaben haciendo con mayor intensidad", a la economía española si persisten en el tiempo.