Menú Buscar
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde de Castro / EFE

El Banco de España revisa al alza la previsión de crecimiento hasta el 3,1%

Los cálculos de la evolución del PIB aumentan tres décimas tanto para 2017 como para 2018, cuando se prevé una moderación al 2,5%

3 min

El Banco de España ha revisado este martes, 13 de junio, al alza las previsiones de crecimiento del PIB hasta el 3,1% para 2017. Los cálculos aumentan en tres décimas el avance previsto hasta ahora, tanto para este año como para 2018, cuando se estima que se modere el avance hasta el 2,5%. La previsión para 2019 se mantiene en el 2,2%.

El crecimiento se sustentará, según el organismo, en la demanda nacional en los próximos dos años. Sin embargo, la desaceleración registrada en 2016 en este ámbito continuará. En las proyecciones de la economía española para el periodo 2017-19, la contribución de la demanda exterior neta será, como ahora, positiva.

Una mayor competitividad de la economía española desde que empezó la crisis, la reducción de la deuda privada y la persistencia de condiciones financieras favorables son los factores que contribuirán a la expansión del periodo de crecimiento. 

Creación de empleo

La base de las nuevas previsiones es la mejora de la coyuntura económica en el ámbito mundial. La disminución del precio del petróleo y de los tipos de interés son otros de los factores que ha tenido en cuenta el organismo para cambiar sus cálculos. 

La creación de empleo se mantendrá al ritmo actual, según los cálculos del Banco de España, aunque se moderará en los años siguientes. La tasa de paró se situará en el 16,5% a finales de año, dos décimas por debajo de las previsiones anteriores, y continuará cayendo en 2018, hasta el 14,7%, y en 2019, cuando se reducirá hasta llegar al 13,2%. Estas nuevas estimaciones suponen reducir en siete décimas las anteriores. 

La inflación se ralentiza

Según el Banco de España, la inflación se ralentizará. Del 2% previsto para este año, bajará al 1,3% en 2018 y sufrirá un repunte al año siguiente, hasta el 1,6%. Esto es tras la intensa subida del IPC a principios de 2017. 

El organismo económico indica algunos factores de riesgo que pueden interponerse en este ritmo de crecimiento, como la incertidumbre alrededor del Brexit, un aumento del proteccionismo comercial y un endurecimiento de las condiciones financieras globales.

Destacadas en Business