Menú Buscar
Oficinas de BBVA / EP

La banca ya prevé rebrotes, rastreará los positivos en las oficinas y atenderá por videollamada

Las entidades españolas extienden sus protocolos para que los clientes reciban una atención óptima en caso de nuevos repuntes

5 min

La banca se prepara para luchar contra un hipotético repunte de casos de coronavirus y atender a los clientes de la mejor manera posible. Las principales entidades, según fuentes del sector, ya trabajan en nuevos protocolos y en extender las medidas de seguridad llevadas a cabo durante el estado de alarma en sus sucursales.

No obstante, esta situación no le pilla de nuevas al sector. Desde el minuto uno en que España se confinó, el Gobierno consideró a las entidades bancarias como actividad esencial y tuvieron que abrir sus puertas con ciertas modificaciones y estrictas medidas de seguridad. 

Caixabank apuesta por las videollamadas

Una de las entidades que ya está pensando en la manera más apropiada para desarrollar en el futuro su trabajo, sin que afecte demasiado a la atención al cliente, es Caixabank. En caso de que se intensifiquen las restricciones, los trabajadores atenderán a los usuarios a través de videollamadas para que no tengan que acudir a las oficinas. 

De hecho, algunas sucursales de la geografía española ya han implantado las citas online a través del ordenador para que los clientes no tengan que desplazarse hasta los establecimientos durante estas semanas. “Ya se intensificó ese sistema durante el estado de alarma y lleva años utilizándose con resultados muy satisfactorios”, cuentan fuentes de Caixabank. Por otra parte, el banco sigue ultimando el protocolo definitivo para que todos sus empleados vuelvan a la oficina.

BBVA vuelve a la oficina

BBVA también trabaja en el regreso a la presencialidad. La compañía piensa en posibles rebrotes en el país y en la manera más eficiente para detectar los positivos en las oficinas, sin que eso afecte a la nueva normalidad dentro de las sucursales. “La prioridad durante el plan de retorno sigue siendo preservar la salud de todos los empleados”, narran fuentes de la empresa. 

“Se trata de incorporaciones físicas a los puestos de trabajo, ya que en ningún momento los empleados han dejado de trabajar para seguir prestando servicio a nuestros clientes”, añaden. Será a partir del 1 de julio cuando se abran todos los centros y “de manera voluntaria”.

Un nuevo protocolo

Para que afecte lo menos posible un repunte de positivos por coronavirus, BBVA trabaja en un protocolo que permita una gestión dinámica basada en datos de los empleados que ya estén trabajando en la sede o en una oficina. “Esto permitirá aislar inmediatamente casos sospechosos y una rápida identificación de su círculo estrecho de contactos para aplicar las cuarentenas correspondientes”, señalan fuentes del banco.

Para ello, se ha desarrollado una app que detecta las interacciones de las personas dentro del banco a través de bluetooth. Es decir, el teléfono registrará con qué personas ha tenido contacto estrecho cada empleado.

Bankinter también diseña un nuevo protocolo

Fuentes de Bankinter también señalan que ya tienen un nuevo protocolo que irá adaptando a las circunstancias. “Estamos preparados para que, si hay rebrotes, poder seguir operando de la mejor manera en las diferentes oficinas”, remarcan a este medio. A su vez, prepara un plan de reincorporación desde hace un mes y medio.

En este sentido, las mismas voces revelan que en caso de que “se confinen ciudades o barrios”, las entidades seguirán funcionando con medidas de seguridad” especiales y se “retomarán” las medidas de seguridad llevadas a cabo durante el estado de alarma.

Bankia y Santander, a la espera

Por otra parte, Banco Santander prevé que para septiembre estén trabajando el 100% de sus empleados en las oficinas. Esta entidad cuenta con una política de flexiworking que evalúa el trabajo a partir de objetivos y resultados, y no por el tiempo empleado, y permite desempeñar las funciones a distancia o elegir qué días trabajar.

Respecto a Bankia, también se trabaja en un protocolo de vuelta a las oficinas y a las sucursales. Según fuentes de la compañía también se están dando pasos para que, en caso de rebrote, se pueda operar con restricciones sin que se vean afectados los clientes.