La banca tampoco está contenta con el Supremo

El sector financiero asegura que tenía asumido que debería devengar el impuesto de las hipotecas y lamenta el nuevo envite a su maltrecha reputación

Carlos Lesmes, presidente del Tribunal Supremo al que Jueces por la Democrácia y los sindicatos han pedido su dimisión por el lío de las hipotecas y la banca / EFE
08.11.2018 00:00 h.
7 min

La polémica decisión del Tribunal Supremo sobre el impuesto de los préstamos hipotecarios tampoco ha gustado a los principales beneficiarios de la medida, los bancos. El sector considera que el pleno de la Sala de lo Contencioso-Administrativo les ha hecho un flaco favor en un momento en el que su reputación está por los suelos, una cuestión que no es precisamente menor.

Las entidades han mostrado en los últimos tiempos su preocupación por la crisis de imagen en la que están sumidos. Algunos, como el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola, han lamentado de forma pública que sean los actuales actores del sector los que paguen los platos rotos de un rescate financiero que se dirigió a las cajas de ahorros. Grupos que estaban mucho más politizados cuyas cúpulas han acabado ante los tribunales, tal y como señalan otras fuentes financieras.

Protestas

Todos los bancos del país han encendido las alarmas ante la falta de confianza que detectan incluso en sus propios clientes o accionistas minoritarios. Reconocen que el cambio de criterio del Supremo sobre quién paga el impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) en los préstamos hipotecarios supone otro golpe a su imagen pública y carga de argumentos a las tesis de que su enorme poder ha conseguido que un giro en la jurisprudencia dictada por los magistrados.

Consideran que las primeras manifestaciones que tuvieron lugar ayer por la tarde ante el edificio del tribunal son también una mala noticia para el sector financiero en general. La conclusión es que les han puesto al pie de los caballos. Más, cuando las protestas tendrán continuidad.

Cambio normativo descontado

Las fuentes consultadas defienden que el sector nunca fue parte en el litigio que se ha dirimido en el Supremo. Alegan, asimismo, que lo único que se había reclamado en el escándalo de las hipotecas era que el cambio de criterio no fuera con carácter retroactivo. Esa decisión sí que habría generado un nuevo agujero en sus cuentas. También destacan que la banca no es la beneficiaria final de la tasa, que tiene como finalidad incrementar la recaudación tributaria de las Comunidades Autónomas.

¿Están dispuestos a asumir el AJD en las nuevas operaciones? “Eso estaba descontado”, sentencian. La banca española asegura que no se ha sorprendido lo más mínimo ante el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, del un cambio en la ley hipotecaria para dejar claro que debe ser la entidad y no el cliente el responsable de devengar el gravamen.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio de La Moncloa / EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido en el Palacio de La Moncloa / EFE

Explica que ya tenía asumido que en los nuevas operaciones deberían encargarse de esta parte de la factura final. Lo único que remarcan es que se requería una “seguridad jurídica”, la que se dará el próximo viernes en el Consejo de Ministros.

Jornada récord en el Ibex

Se justifica esta tesis en los mercados financieros. Los interlocutores del sector consultados señalan la evolución del Ibex 35 en la sesión del martes. El selectivo español cerró por encima de los 9.100 puntos y se apuntó su segunda mayor subida del año. Borró gran parte de las pérdidas de 5.433 millones de euros de capitalización bursátil que habían sufrido los ocho bancos cotizados tras el primer anuncio del Supremo, el que tuvo lugar el 18 de octubre

La buena marcha de las compraventas en el parqué no se truncó por el anuncio del presidente, por ello se considera que el impacto de la nueva regulación hipotecaria en España será limitado.

Acatar la nueva ley

Por ahora, ni el Banco de España ni las patronales del sector --AEB, CECA y Unacc-- tienen previsto hacer ninguna manifestación pública sobre la decisión del Gobierno. Se asegura que las leyes están para cumplirlas y que lo único que se reclamaba en todo momento era un marco jurídico estable.

Este extremo también se destaca desde otros actores importantes del sector inmobiliario. El director financiero de Neinor Homes, una de las promotoras más importantes del país, Jordi Argemí, explica en un comunicado que en el Supremo imperó la “seguridad jurídica” para tomar su decisión.

Cambio en las hipotecas

Aunque aporta una dosis de realismo en el debate abierto tras el anuncio del Gobierno. “Lo más probable es que se trata de una medida inocua que afecte en el último término al ciudadano”, indica, “pues en un sistema hipotecario tan competitivo como el actual, el mercado no puede asumir ese coste”. Valida las tesis que indican que la reformulación del AJD llevará a un “endurecimiento de las condiciones o de diferencial” de los préstamos. Por lo que será el cliente el que lo pague en última instancia.

Las entidades se muestran muy cautas en este último punto. Esperan a que el Gobierno ponga negro sobre blanco el alcance de la reforma del sistema hipotecario para empezar a replantear las ofertas que están en el mercado.  

¿Quiere hacer un comentario?