Menú Buscar
Edificios sedes de Banca

Banca Pública o Banca Privada, ¿cuáles son sus diferencias?

Analizamos las peculiaridades y características de la Banca según su titularidad pública o privada

7 min

La Banca Pública a menudo asociada con políticas socialistas (aunque no tiene porque) tiene como objetivo principal el bienestar o interés común de los ciudadanos y es propiedad o su accionista mayoritario es el Estado, bien directamente, o bien a través de instituciones destinadas a tal fin, esto es, se trata a de empresas públicas.

Por contra, la Banca Privada sólo tiene como objetivo optimizar los beneficios privados de sus inversores y siendo su propiedad mayoritariamente privada.

Un poco de historia

En España, hasta los años 90 que se unificaron en lo que se conoció como Argentaria, más tarde adquirido por el actual grupo BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria), existían una serie de bancos que estaba destinado cada uno a financiar un sector en concreto del país, algo muy curioso que dejó de ser práctico. Finalmente fueron absorbidos por un banco de carácter privado.

  • Banco Hipotecario – Destinado a fomentar la construcción.   
  • Banco Exterior – Ayudaba a financiar operaciones con países extranjeros.
  • Banco de Crédito Agrícola – Ayudas para el sector agrícola.
  • Banco de Crédito Local – Enfocado en créditos locales.
  • Crédito Social Pesquero – Para financiar a pequeños armadores y pescadores, principalmente.

Situación en otros países de la UE

Actualmente Alemania es, dentro de la Unión Europea, el país con más presencia de banca pública y son muchos los países cuya banca es predominantemente pública.

En concreto, en el país germano opera el NRW Bank, uno de los bancos más solventes y que mejor resultado han obtenido en el test de estrés de la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Y lo hacen con productos principalmente enfocados al bienestar común, como financiación a PYMES, construcción de vivienda social o producción de energías renovables.

Francia y Suecia son otros dos países pertenecientes a la Unión Europea cuya banca es mayoritariamente pública. Precisamente fue el gobierno del país escandinavo el que durante una crisis en 1992 nacionalizó todos los bancos para evitar pérdidas a los ciudadanos.

¿Es mejor un banco público o privado?

Podríamos escribir un libro sobre los beneficios e inconvenientes de un tipo de banca sobre otra, pero vamos a tratar de resumir brevemente qué ventajas ofrecen ambos modelos bancarios y cuál es el papel de la banca pública en la sociedad actual.

Antes de empezar, vamos a situarnos en un marco utópico de un país sin pretensiones políticas, estéril de cualquier pretensión (política, social o ideológica) más allá de lo puramente financiero.

Sino eres banquero o accionista de un banco privado, el banco público es el que más te puede aportar, porque no olvides que su interés es el bien común, aportando dinero a causas sociales, potenciando el empleo y financiando al ciudadano.

Pero además, como demuestra el estudio de la EBA, los bancos públicos son más estables y solventes, algo que ha quedado demostrado en prácticamente todos los países de la UE.

Los créditos a familias o PYMES con pocos recursos, las construcciones sociales, o los programas de emprendimiento o formación a desempleados,  no son lo suficientemente rentables como para que la banca privada ponga su ojo en ellos, pero a la larga generan una sociedad capaz de desarrollarse por sí sola y ofrecen estabilidad a los inversores que quieran acercarse al país. Ahí residen los puntos fuertes de los bancos públicos, los servicios ofrecidos a los ciudadanos.

No olvidemos, que el banco privado, legítimamente capacitado, busca el beneficio mayor y más inmediato para sus accionistas y esto se consigue mediante inversiones de alto riesgo, especulaciones y actividades financieras que pueden desembocar en crisis como la que hemos pasado hace unos años.

Tenemos muy presentes los 25.000 millones que el estado, a través del Banco de España y el Fondo de reestructuración ordenada bancaria (FROB), entregó a Bankia, para rescatar el que hasta entonces era un banco privado. El dinero de los contribuyentes, a fondo perdido, destinado a rescatar un modelo de negocio en declive.

Más allá que el afán de detener el avance de poder de la oligarquía financiera, como el diputado por IU Alberto Garzón expuso en el Parlamento, queda claro que los bancos públicos ofrecen una visión de una sociedad más acorde con los tiempos que vivimos.

Banca pública actual

Actualmente en España el rescate que el gobierno hizo con Bankia lo convirtió de facto en un banco público, de forma temporal, en el año 2020 el gobierno deberá tomar la decisión de mantener su status de accionista o salir totalmente de él, algo que el grupo Unidas Podemos aboga por continuar y para que Bankia sea, de pleno, un banco público.

Créditos ICO, las líneas de financiación pública del Instituto de Crédito Oficial son actualmente programa de ayuda a créditos para pequeños empresarios y autónomos que ofrecen financiación muy ventajosa frente a los productos de bancos privados.

Pero durante el gobierno del Presidente José Luis Rodríguez Zapatero 2004-2012 (PSOE) se abusaron también de estas líneas de crédito, dejando una deuda cercana a los 200 millones de euros, del total concedido en créditos, 550 millones.

Podríamos concluir que ni en la banca pública todo es bueno, ni en la banca privada todo es malo. Todo depende del momento, en función de la situación y la necesidades de financiación.

--

Contenido patrocinado