Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La sede central del grupo Andbank, donde está integrado MyInvestor / EP

La banca andorrana sufrió una fuga de efectivo de 300 millones y volvió a perder empleo en 2019

Las entidades del Principado recortan su personal en un sector clave para el tejido laboral andorrano

4 min

El fin del secreto bancario y las nuevas regulaciones a las que tiene que someterse la banca andorrana (Andbank, Crèdit Andorrà, Mora Banc, Banc Sabadell d’Andorra y Vall Banc) ha provocado una fuga de efectivo de unos 300 millones de euros, según se extrae de la memoria anual de la Asociación de Bancos Andorranos (Andorran Banking) de 2019. 

Del mismo documento, también se desprende la pérdida de empleo en el sector, una señal que genera incertidumbre por la importancia de la banca en el tejido laboral. Cabe recordar, tal y como se indica en dicho documento, que Andorra renunció a ser un paraíso fiscal y el 5 de diciembre de 2017 la Unión Europea lo eliminó de forma oficial de la lista negra de los llamados países no cooperantes, provocando una alteración en su negocio. 

297 millones menos en efectivo

En concreto, si se atiende al consolidado presentado este lunes, la Asociación de Bancos Andorranos tiene un total de 1.724 millones de euros en efectivo y otros depósitos. Esta cifra mengua en 297 millones de euros respecto al año anterior cuando sobrepasó la barrera de los 2.000 millones de euros.

Así, la cantidad de liquidez inmediata que poseen los bancos andorranos ha menguado un 14,6% respecto al año anterior. A cierre de 2019, el dinero en efectivo y otros depósitos representaba el 11,6% del total del músculo financiero del país vecino, un 4% menos que en 2018.

Menos empleados

La banca andorrana, otro año más, también tiene a menos agentes bancarios en el país. A cierre de 2019, el sector daba trabajo a 2.563 personas, y eran 2.618 un año antes.

Esta tónica, como se subrayaba en el anterior párrafo, no es nueva. En apenas dos años, las entidades bancarias tienen 100 empleados nuevos. Según el informe de la asociación el 5% del total de los empleados pertenecen al sistema financiero, manteniéndose como uno de los pilares fundamentales del tejido laboral andorrano.

12 millones de euros más de beneficios

La agrupación de bancos andorranos también ha informado del beneficio obtenido durante 2019. En concreto, debido al “contexto internacional de tipos de interés bajos prolongados en el tiempo, así como el incremento de costes derivados del nuevo marco normativo del sector han situado el beneficio neto” en 112 millones de euros, con 12 millones más respecto a 2018.

Si nos atendemos a las principales ratios, la banca andorrana también presenta mejores números que el año anterior. El ROE escala del 7,31% al 7,7% y el CET 1 se incrementa del 16,6% al 17,48%.

Recuperación de activos

La otra noticia positiva que puede extraer el sector financiero es la recuperación de los activos gestionados tras el descalabro sufrido el año anterior de casi 1.200 millones de euros. 

A cierre de 2019, la banca del Principado gestionó 49.713 millones de euros, muy por encima de los 44.925 millones de euros y de los 46.000 de hace dos ejercicios.