Menú Buscar
Un vehículo eléctrico en un aparcamiento de Saba, empresa que participa en Bamsa / EFE

Bamsa se prepara para el fenómeno de las electrolineras

La empresa mixta de aparcamientos ha ampliado su objeto social para no quedarse atrás en el negocio de las recargas eléctricas

4 min

Barcelona Aparcaments Municipals (Bamsa) no quiere quedarse atrás en el negocio de las recargas eléctricas. La empresa mixta participada por Saba --el grupo de aparcamientos-- en un 60% y por la compañía pública B:SM (Barcelona de Serveis Municipals) en el 40% restante, es una de las joyas de la corona del Ayuntamiento de Barcelona.

El holding de empresas municipales B:SM es una importante fuente de financiación para el consistorio, por lo que la innovación juega un papel importante a la hora de mantener la solidez financiera de sus empresas, ya sean públicas o participadas. Este es el caso de Bamsa, que gestiona un total de 21 párkings en Barcelona.

Gestor de carga

El último cambio destacado de la compañía público-privada se ratificó en el pasado pleno municipal de noviembre. La empresa amplió su objeto social para incorporar la actividad de gestor de carga de vehículos eléctricos en el ámbito de los aparcamientos.

La modificación permitirá a Bamsa adaptarse a la nueva demanda de mayores puntos de recarga en los párkings privados de uso público. Grandes superficies como El Corte Inglés, Mc Donalds o Mercadona también están realizando las modificaciones necesarias para ofrecer este servicio.

¿Quién lo gestionará?

Preguntados por el cambio, desde el grupo Saba afirman que “se hizo para hacer frente al previsible aumento de la demanda”. También señalan que “prefieren apoyarse en terceras empresas” a la hora de ampliar las estaciones de carga, aunque todavía están en una fase preliminar, por lo que no se ha planteado la cuestión.

Se trataría de que operadoras eléctricas como Endesa gestionasen los puntos de recarga de la red de parkings de Saba-Bamsa, ofreciendo tanto servicios comerciales como de mantenimiento. Así, en caso de que estos servicios fueran de pago, pasarían a cobrarse directamente desde Endesa. La compañía energética ya ha movido ficha para hacerse con el control de este mercado a través de alianzas con las principales empresas de aparcamientos de España, aunque todavía están en una fase de negociación.

Carga gratuita

Con este movimiento mercantil, la sociedad se prepara ante los cambios en el sector de la automoción, y poder operar de forma directa las llamadas electrolineras. Hasta ahora los parkings de Bamsa cuentan con algunos puntos de carga, que son gratuitos para sus usuarios. Una situación que podría cambiar con la tendencia alcista del mercado de los vehículos eléctricos.

Sólo en noviembre, las ventas de este tipo de coches aumentaron un 80% en España, alcanzando las 1.352 unidades matriculadas en un solo mes. Si se observan los primeros once meses del año, las matriculaciones de vehículos eléctricos ascienden hasta las 11.332 unidades. Un incremento del 52% respecto al mismo periodo del año anterior, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC).

Las predicciones a futuro son todavía más halagüeñas para los operadores que participen en este mercado. Según las previsiones del Gobierno español, en el año 2030 circularán entre cuatro y cinco millones de vehículos eléctricos por las carreteras del país. Y, según la Unión Europea, se necesitan dos millones de puntos de recarga nuevos en 2025, lo que supondría multiplicar los actuales por 20 en los próximos siete años.