Menú Buscar
Atunes rojos de Grupo Balfegó varados en una playa del Delta del Ebro / CG

Balfegó admite al fin "pérdidas importantes" por la borrasca Gloria

Los pescadores del Ebro se quejan de que sus redes de arrastre atrapan piezas podridas que estaban en las granjas de engorde golpeadas por el temporal

4 min

Grupo Balfegó admite finalmente "pérdidas importantes" por el temporal Gloria, tal y como avanzó este medio. La compañía catalana de pesca, acuicultura y comercialización de atún rojo aún no ha podido contabilizar el número de ejemplares que perdió durante la borrasca, aunque lo factual ahora es que en una sola playa se hallaron 200 ejemplares y los pescadores de la zona aún capturan peces podridos del fondo del mar.

Así lo ha admitido Grupo Balfegó en un comunicado público remitido a los medios este martes. En él, la empresa precisa que "la escasa visibilidad bajo el agua, de apenas una braza, no permite contabilizar de manera precisa el impacto en el número de ejemplares" perdidos por el temporal. No obstante y si se tiene en cuenta que falta una visita completa a las granjas de engorde, "parece ser que habrá pérdidas importantes a pesar de no poder cuantificar las bajas por falta de visibilidad".

Los pescadores capturan atunes muertos

Ante esta situación, Grupo Balfegó contactó el lunes con la Dirección General de Pesca y Asuntos Marítimos de la Generalitat de Cataluña, ya que los daños en sus instalaciones están afectando la operativa pesquera en la zona. De hecho, lo pescadores de arrastre de la zona se quejaron el lunes a la consejera catalana de Agricultura, Teresa Jordà, de que no pueden faenar con normalidad, ya que sus redes arrastran atunes en descomposición una y otra vez, hecho que estropea sus capturas.

Ante ello, el Gobierno catalán ha tomado cartas en el asunto. Se ha dirigido al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para que no sancione a las embarcaciones que regresan a puerto con atún rojo, una especie protegida por estar en peligro en extinción, al menos de forma temporal. La acción del Ejecutivo autonómico se produce tras las quejas de las cofradías de pescadores de Les Cases d'Alcanar y Sant Carles de la Ràpita (Tarragona), dos de las poblaciones en las que quedaron varados centenares de ejemplares de Balfegó tras el paso de Gloria.

El Govern, molesto con la empresa

Jordà también indicó este lunes que han abierto una investigación para conocer "cuál es el origen [de los atunes muertos que aparecen en playas y fondo marino]. Que alguien nos lo explique y nos dé números. Las cosas no pasan por generación espontánea, no creemos que sea muy complicado saber de dónde vienen y fijar cifras concretas. Nos hemos puesto en contacto con la empresa y este se mantendrá".

La admisión de Grupo Balfegó de que ha sufrido "daños importantes" en sus instalaciones en L'Ametlla de Mar (Tarragona) llega pocos días después de que el grupo catalán, el que acapara más cuota del exquisito pescado en España, asegurara que "había podido constatar que desde la superficie no se aprecian desperfectos en sus instalaciones de atún rojo". En un comunicado previo emitido el pasado jueves, la compañía quiso minimizar el golpe de la tormenta Gloria en sus granjas de engorde. "Garantizamos la continuidad y calidad del suministro de su producto", apostilló la empresa. Cinco días después han enmendado su posición.