Menú Buscar
El Princesa Yaiza, de Lanzarote, uno de hoteles españoles mejor adaptado para las turistas con alguna minusvalía

Baleares trata de ampliar su mercado turístico

Los hoteleros y el Gobierno inician un programa de accesibilidad para abrirse a las personas con dificultades para desplazarse

Carlos Ballfogó
2 min

Con el objetivo de adaptar las instalaciones turísticas a todas las necesidades, promover la desestacionalización y en vistas a respetar lo que consideran "una exigencia cívica de no discriminación", los hoteleros de Baleares han puesto sobre la mesa la importancia de convertir sus establecimientos en "punta de lanza de la accesibilidad universal".

En un territorio donde el turismo es el principal motor económico y productivo, los empresarios del sector lo tienen claro:  "Los establecimientos hoteleros no pueden vivir de espaldas al creciente número de turistas con algún tipo de discapacidad que quieren visitar las islas", ha subrayado el director gerente de la Agencia de Turismo de Baleares (ATB), Pere Muñoz.

Destino para todo el mundo

Lo ha hecho durante una jornada sobre accesibilidad a los establecimientos hoteleros, organizada por la ATB junto a la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) con el objetivo de conocer en profundidad las iniciativas que en este sentido han puesto en marcha otras zonas turísticas y transformar el archipiélago "en un destino para todo el mundo".

Para ello, los hoteleros estudiarán las distintas reformas a realizar y llevarán a cabo las inversiones necesarias --estiman que las modificaciones no implicarán grandes presupuestos-- para hacer realizad adaptaciones con las que los turistas "podrán disfrutar en condiciones de igualdad de la misma oferta turística que el resto de visitantes".

Ley de accesibilidad balear

"No tan solo desde la perspectiva de servicio y de atención al cliente, sino también desde las adaptaciones puntuales que pueden ayudar a hacer de sus vacaciones una estancia más cómoda y satisfactoria en todos los sentidos", afirman.

El pasado mes de febrero, el Gobierno balear anunció una nueva ley de accesibilidad para eliminar barreras en espacios, edificios, transporte y en el acceso a servicios, información e incluso en la adquisición de productos. El Ejecutivo autonómico quiere articular un texto normativo que sea capaz de dar respuesta a la problemática que, admite, aún viven las personas que tienen alguna discapacidad en materia de accesibilidad.