Menú Buscar
La entrada de la joyería Bagués Masriera en Paseo de Gràcia, el espacio comercial donde se venderán las piezas que se desarrollarán en Cornellà del Llobregat / BM

Bagués Masriera se instala en Cornellà del Llobrgat

La histórica joyería de Barcelona estrena unas nuevas oficinas en las que se han mejorado los procesos del taller

06.06.2019 00:00 h.
3 min

Bagués Masriera, la histórica joyería del Paseo de Gràcia, ha inaugurado sus nuevos talleres en Cornellà del Llobregat. Se ha convertido en otro de los inquilinos de Merlin Properties, la socimi liderada por Ismael Clemente, en el complejo denominado City Park, donde también ha trasladado su sede social.

Desde la empresa de la familia Oliveras explican que han recurrido a ir fuera de la ciudad por una cuestión de necesidades de espacio. Las instalaciones de la calle Aragón se les habían quedado pequeñas, y se requería actualizar algunas de las máquinas que usan los orfebres para realizar los diseños modernistas que son sello de identidad de la casa. Además, chocaron con la normativa municipal, que les impedía realizar las mejoras de los procesos que habían identificado.

Oficinas centrales

Los mismos interlocutores apuntan a que la elaboración de las piezas de las marcas Bagués y Masriera se hacen “del mismo modo tradicional que hace 100 años”. Los cambios significativos, y que no encajan en los planes de usos locales de Barcelona, se dan en los hornos, que llegan a los 850 grados y permiten derretir metales, la tecnología de los pulidos de piedras preciosas, o los microscopios de alta precisión que ayudan a los profesionales a realizar cada uno de los diseños.

Además, el espacio del que disponían en Cornellà del Llobregat les permite integrar también las oficinas centrales del grupo de forma cómoda y aún les sobra sitio para crecer. El grupo da trabajo ahora a unas 20 personas, pero el objetivo a medio plazo es reforzar la plantilla, tal y como apuntan otros interlocutores.

Precio del alquiler

También ha pesado la cuestión económica en la decisión. Así lo indican todas las fuentes consultadas, que reconocen que el precio del alquiler entre la ronda de Dalt y la calle Hospitalet es muchísimo más rentable de un espacio de un perfil menos actualizado y más céntrico. Además, se apunta a que el problema con la licencia de actividad por el tipo de maquinaria que se usa en los talleres persistía.

La mejora de las instalaciones de la firma se produce pocos meses después de un cambio transcendental en la compañía. La familia propietaria de ambas marcas ha abierto la puerta a un externo para que se ocupe de la gestión diaria del grupo, Pere Galí, el que fuera alto cargo del último Gobierno de Jordi Pujol. Este ejecutivo reporta desde principios de año al presidente, Joan Oliveras, que se mantiene en su cargo.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información