Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos personas compran en uno de los ejes comerciales de Barcelona Oberta / EFE

Las ayudas de Barcelona al pequeño comercio se quedan por el camino

El ayuntamiento reparte solo el 29% de los pagos pensados para renegociar alquileres y evitar el cierre de tiendas: las condiciones eran demasiado rígidas

3 min

Un 29%. Esto es lo que ha repartido el Ayuntamiento de Barcelona de la partida de ayudas para evitar los cierres del pequeño comercio durante la pandemia del coronavirus. Los pagos a los propietarios de establecimientos para renegociar a la baja las rentas no han llegado a sus destinatarios. El consistorio destinará el remanente, hasta 711.000 euros del millón inicial, a apoyo a la digitalización de la red comercial.

Lo ha avanzado Betevé y lo han confirmado comerciantes asociados a los principales ejes de botiguers de la ciudad. Según el medio local, el bipartito sociocomún inyectará 600.000 euros a digitalización de comercios este año, más el resto de la partida de un millón contra el cierre de puntos de venta que no se ha consumido.

"Las ayudas no han llegado"

El apoyo a la transformación puede ser útil, pero no disfraza otro fenómeno: la línea inicial de ayudas para evitar los cierres de persianas no ha llegado a destino. Al menos en su mayoría, ya que un 71% del presupuesto que dedicó el gobierno municipal a este objetivo no ha encontrado beneficiario.

Comerciantes asociados a los ejes comerciales de Barcelona han explicado el porqué. "Las ayudas eran bajas y muy rígidas. 600 euros por rebajas del 50% de la renta durante seis meses. Si eres propietario y vives de alquilar tu local, 600 euros no cubren nada", han explicado.

Apoyo finalista

"Los dueños de locales comerciales --han continuado las mismas fuentes-- han optado por renegociar con sus inquilinos directamente. Y, en muchos casos, la solución ha sido el aplazamiento del alquiler, no una moratoria parcial, como planteaba el ayuntamiento". Según las mismas voces, los propietarios "han hecho números" y han concluido que les era más rentable aplazar los pagos de los tres meses del estado de alarma de marzo que descontar el 25% o el 50% de las rentas, como proponía el consistorio. 

Por todo ello, los botiguers barceloneses piden ayudas "finalistas" a los comercios tal y como ocurre "en Alemania y otros países, donde se paga al comerciante por sacrificarse y cerrar su negocio por el bien común".

Destacadas en Business