Menú Buscar
Una flota de autobuses del Grupo Avanza-ADO / FOTOMONTAJE DE CG

Avanza, la empresa ruinosa que conduce los autobuses de Terrassa

El grupo que emplea a 4.400 personas en todo el país perdió el año pasado más de 63 millones con una cifra de negocios de 383 millones

4 min

El Grupo Avanza no levanta cabeza. El principal operador de autobuses urbanos y estaciones de España amasa números rojos ejercicio tras ejercicio, y la adquisición del 100% del capital de la compañía por parte del gigante mexicano ADO, propiedad de uno de los empresarios más acaudalados del país, Juan Carlos Uriarte Amann, hace tres años no ha conseguido limitar las pérdidas. La empresa perdió casi 63,38 millones de euros al cierre de 2015, según el balance consolidado ante el Registro de lo Mercantil. En línea con las cifras del ejercicio anterior.

El resultado de explotación tampoco es optimista. Las pérdidas brutas alcanzaron los 13,6 millones y el resultado financiero propició que la compañía se apalancara otra depreciación de 49,35 millones. De hecho, los auditores mercantiles indican que la situación financiera es muy desfavorable y evoluciona de forma negativa. Deloitte es el oficial. Dio el visto bueno al último informe contable.

Caída de pasajeros

El principal problema de Avanza es la caída de pasajeros. La actividad no repunta a pesar de que la crisis no ha significado la pérdida de sus principales contratos. En Cataluña, la actividad estrella es operar los autobuses públicos de la localidad de Terrassa (Barcelona). Controla el 80% de la empresa mixta Transportes Municipales de Egara (TMESA), el 20% restante está en manos del ayuntamiento, liderado por el socialista Jordi Ballart.

Solo en su principal actividad, sin contar el impacto de otros negocios como la gestión de estaciones, las ventas de Avanza pasaron de los 25,4 millones en 2013 a los 5,9 un año después. La firma aún no ha consolidado las cuentas del último ejercicio.

Provisiones y deudas

Al considerar todo el parámetro del grupo, el importe neto de la cifra de negocios tampoco consigue despegar. Se quedó en los 382,6 millones. La dirección decidió aprovisionar 73,9 millones para poder hacer frente a la situación.

Las deudas a largo plazo alcanzan los 54,99 millones. Los mismos auditores mercantiles afirman que el grupo tiene capacidad suficiente para hacer frente a este importe, a pesar de que se sitúa por encima de la media de empresas del mismo tamaño del sector.

Avanza deberá atender a otros 40,5 millones a corto plazo.

Relevo en la dirección general

El principal objetivo del mexicano ADO es devolver la rentabilidad al grupo. Ha implementado varias medidas con este fin. Entre ellas, la designación en marzo de 2015 de Valentín Alonso como director general en sustitución de Jesús López Torrabla. Se trata de un ejecutivo de la casa con un alto conocimiento del grupo, especialmente de la cuenta de resultados, ya que ejercía como director financiero hasta ese momento.

Avanza emplea de 4.400 personas fijas y casi 500 empleados eventuales. La masa laboral ha sido estable desde el inicio de la crisis.