Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Emprendedora / PEXELS

El autónomo y sus obligaciones formales

Externalizar ciertos servicios puede resultar muy rentable para los emprendedores que trabajan por cuenta propia

5 min

El trabajo que tiene que hacer un autónomo para llevar al día su negocio trasciende de su mera actividad económica. Muchas de sus obligaciones formales requieren un control y seguimiento exhaustivo de las cuentas y balances del rendimiento profesional, por lo que además de tener que ocuparse de cuidar a sus clientes, los emprendedores deben dedicar no pocas horas a la administración y gestión de su trabajo.

El cumplimiento de este tipo de tareas no siempre resulta sencillo porque no todo el mundo tiene los conocimientos específicos que la gestión de un negocio requiere. El rendimiento de cuentas ante la administración pública, la satisfacción de los impuestos ante Hacienda y el resto de las obligaciones legales que un empresario puede tener con respecto a sus empleados y otras cuestiones puede ser más llevadera si se cuenta con los servicios externos de una gestoría o asesoría especializada.

Deberes de gestión interna

Si bien es importante que el autónomo o profesional haga bien su trabajo para poder tener éxito, también es fundamental que sepa gestionarlo y administrarlo correctamente. Ocuparse de la actividad principal desatendiendo las cuentas, los balances u otras cuestiones esenciales para la marcha del comercio, es un error que a la larga puede ocasionar problemas. Lo ideal es que el empresario preste atención a los aspectos materiales y formales de su negocio por igual para asegurar que no se producen goteos y que se está obteniendo el mayor beneficio de sus rendimientos.

Es habitual que muchos emprendedores se familiaricen con las cuestiones formales del negocio una vez que ya se han iniciado en él. La contabilidad financiera, la gestión administrativa y el cumplimiento de los deberes y obligaciones legales que todo emprendedor tiene pueden ser cuestiones desbordantes. Requieren conocimientos específicos, además de un tiempo y dedicación que no todo el mundo tiene. Por este mismo motivo, considerando que hay gestoría autónomos especializadas en estas funciones, la contratación de sus servicios puede ser muy buena opción para garantizar un control y seguimiento óptimo y de calidad.

Las obligaciones frente a la administración pública

El hecho de que las cuentas de la empresa se puedan externalizar permite que las mismas estén en manos especializadas y que el profesional pueda dedicarle más tiempo a su actividad. Aun así, las obligaciones formales del autónomo no finalizan con la gestión y el control de la administración interna, sino que también debe responder ante Hacienda, la Seguridad Social u otros organismos de la administración pública. Los impuestos estatales y autonómicos, las tasas y licencias municipales o los pagos a la cotización de la Seguridad Social también constituyen una parte muy importante de sus obligaciones. Dado que el incumplimiento de cualquiera de los deberes legales impuestos puede acarrear multas y sanciones importantes, delegar estas responsabilidades en gestorías como AyudaT Pymes puede ser un remedio al quebradero de cabeza.

El día a día del autónomo no es fácil: clientes, proveedores, marketing, publicidad, redes sociales, imprevistos... Al final los emprendedores dedican mucho más tiempo al cuidado del negocio que al propio desempeño de la actividad profesional. Las obligaciones formales que ha de cumplir para rentabilizar y optimizar su negocio requieren mucho tiempo, por lo que contar con los servicios de una gestoría o asesoría especializada puede ser un gran acierto. El trabajo que estos profesionales desempeñan permite que los autónomos se ocupen de lo verdaderamente importante, con la tranquilidad y seguridad que les otorga saber que llevan sus obligaciones al día.

--

Contenido especial