Menú Buscar
Trabajadores de Nissan durante una protesta en Barcelona / EP

El automóvil español se prepara para “una lucha entre fábricas” por atraer la producción de coches

La automoción aplaude el Plan Renove y sugiere acelerar la infraestructura electrificada

3 min

Este miércoles la cumbre de la CEOE ha repasado la situación de la automoción española. Las grandes empresas del sector han aplaudido el nuevo plan estratégico que se firmó esta misma semana entre el Gobierno y las compañías automovilísticas.

No obstante, los presidentes de las firmas de componentes y vendedores de coches han explicado que aún falta mucho trabajo por realizar para salvar una de los pocos “sectores rentables” en nuestro país.

Una pelea entre fábricas

A su vez, el presidente de Gestamp, Francisco Riberas, ha explicado que se va a producir una “gran pelea” entre las distintas fábricas mundiales para “atraer nuevos modelos”. El hecho de que no existan centros de decisión en España no hace más que incrementar el riesgo a futuro de nuestra industria”, ha aseverado.

Por otra parte, ha pedido al Gobierno que se hagan “recetas simples y rápidas” y aparcar el debate acerca de un cambio de modelo económico en el sector.

Anfac quiere competitividad

El presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, ha subrayado que el sector necesita que “se siga potenciando la competitividad” en España. A su vez, ha puesto en valor que sea el segundo exportador de Europa. 

De los Mozos ha resaltado la hoja de ruta de la patronal de fabricantes de vehículos con horizonte 2040, que se presentó al Gobierno en marzo y que dibujaba hacia dónde debería ir el sector, que quedó “truncada con la pandemia”.

Mayor inversión en educación

El sector de automoción también ha instado al Gobierno que siga invirtiendo en educación, un pilar básico puesto que la gran mayoría de sus empleados provienen de la FP.

La vicepresidenta y directora de Marketing, Comunicación y Relaciones Institucionales de Grupo Antolin, María Helena Antolin, ha dicho que “sin una educación adaptada a las necesidades de las empresas, sin un sistema educativo en el que el presente es el futuro, no será posible beneficiarnos del impulso que estos meses ha supuesto, por ejemplo, la digitalización de la actividad diaria”.