Menú Buscar
Un momento durante la presentación del Automobile Barcelona 2019 / CG

El Automobile convertirá Barcelona en la capital mundial del motor durante una semana

La apuesta por la tecnología, el vehículo conectado y la innovación en el sector vertebrarán la agenda del salón automovilístico más antiguo de España en el año de su centenario

8 min

El sector del automóvil en España se prepara la celebración del próximo Automobile, el salón con mayor trayectoria que pretende convertir Barcelona en la “capital mundial” del motor del 11 al 19 de mayo de 2019. Y lo hará en hará en el aniversario del centenario de su creación. Como cien años no se cumplen todos los días, la organización se encuentra en la preparación de un macroevento en el que las nuevas tecnologías y la innovación serán los hilos conductores.

El presidente del salón del automóvil de Barcelona, Enrique Lacalle, ha apuntado que esta tendencia marcará el futuro del transporte y, por ende, de los salones de motor. Según un estudio de HP, el 70% de los coches fabricados en 2020 serán vehículos conectados y según SAP, el vehículo se convertirá en la cuarta pantalla más utilizada por detrás de la televisión, los ordenadores y los dispositivos móviles. El responsable de este evento ha apuntado a la “recuperación de la confianza” que vive el sector y que se reflejan en los datos económicos. Según la patronal  ANFAC --colaborador del Automobile--, en los primeros siete meses del año ha habido un crecimiento del 11,4% en las matriculaciones y la previsión para el cierre del año se estima en la venta de 1,35 millones de unidades --incremento del 10%--, “lo que bate todos los récords desde que estalló la crisis en 2007”.

Implicación del ayuntamiento

Lacalle, ha explicado que desde la organización buscarán que “en Barcelona se respire” el salón en sus calles, por lo que ha apuntado que se reunirá con la alcaldesa, Ada Colau, para conseguir este objetivo. “Hablaremos con la alcaldesa” para ver en qué medida la ciudad puede ayudar” a acercar el Automobile a la sociedad, ha declarado. Además de con el Ayuntamiento de Barcelona, los representantes del salón tendrán contacto con instituciones catalanas y estatales, además de la reunión llevada a cabo a principios de semana en la que presentaron la nueva edición ante el Rey Felipe VI.

La idea que radica en la organización es la de destacar la triple vertiente “industrial, social y familiar” del evento. “Muchos vienen a mirar coches e incluso a comprar el que será su futuro vehículo”, asegura Lacalle, un detalle que atrae el interés de marcas nacionales e internacionales del mundo del motor y los negocios alrededor de éste, así como de la movilidad y el transporte. Por ello la edición 2019 del salón contará con 100.000 metros cuadrados y se estructurará en tres grandes espacios: uno dedicado a las novedades de las marcas y a la transformación tecnológica de la automoción a través de la conectividad, la conducción autónoma y el internet de las cosas, entre otras variantes; un segundo donde se podrán realizar pruebas reales de vehículos sin conductor de nivel cuatro por primera vez y un tercero dedicado a la historia del salón y la vinculación con la ciudad.

Evento excepcional de interés público

La amplia experiencia y relevancia del Automobile Barcelona ha sido, además, reconocida por el Congreso de los Diputados. La institución nacional ha decidido otorgar a la edición del salón que se celebrará en 2019 la categoría de evento excepcional de interés público, una denominación que “resalta la importancia y la gran dimensión del evento”, tal como apunta Ricard Zapatero, miembro del consejo de dirección de Fira Barcelona. Además del impulso que le da por su fiscalidad ventajosa. 

Esta categoría incide tanto en materia social --es decir, se convierte en “un incentivo más” para que la ciudadanía tenga la curiosidad de visitar el salón-- como en comercial y empresarial. La denominación de evento excepcional de interés público implica que la organización del salón automovilístico tenga el apoyo directo del Ministerio de Hacienda, lo que incidirá en la fiscalidad derivada de la participación de las diversas marcas.

Hasta el 90% de deducción

Un equipo de representantes del Ministerio formará, junto a representantes del Automobile Barcelona, una comisión de regulación para denominar qué actividades llevadas a cabo en el marco del salón son “de importancia esencial”, así como la relación de las marcas y empresas participantes con respecto a ellas. El tipo de colaboración con el evento (patrocinio, aportación económica, aportación en especias, etcétera) será lo que marcará el tipo de rebaja fiscal de la que disfrutarán las compañías presentes en el salón barcelonés, que puede llegar incluso a una deducción del 90% en el impuesto de sociedades, según ha comentado Zapatero.

Lacalle ha destacado que buen incentivo fiscal, junto al “excelente” marco que ofrece el centenario de la creación del Automobile --“no hay muchos salones del automóvil que cumplan cien años”, ha resaltado-- pueden ser cuestiones clave para alcanzar un nuevo récord tanto en participación ciudadana como empresarial. No ha querido arriesgarse a dar un número en visitantes, ya que ha alegado que aún quedan meses para la inauguración. “No nos ponemos fronteras”, ha comentado y se ha referido al “esfuerzo” que realizan para que “todas las marcas que han participado en otras ediciones vuelvan a Barcelona”. La participación de éstas, junto con la variedad y atractivo de los contenidos del salón será, según el directivo, la que marque el éxito o el fracaso de la nueva edición.