Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un bloque de pisos en construcción con un cartel de 'Se vende' / EFE

La ausencia de compradores internacionales da alas al oportunismo en los pisos de lujo

Los efectos de la pandemia dificultan dar salida al 'stock' inmobiliario de alto 'standing' y las promotoras acometen ajustes de precios

4 min

La irrupción del coronavirus ha dejado en barbecho el alto standing. Las nuevas promociones de vivienda en zonas premium de capitales como Barcelona se han quedado sin compradores internacionales y el mercado trata de reajustar las tarifas para dar salida al stock. Los descuentos, que ya alcanzan el 12%, abren un escenario de oportunidad para el cliente nacional, que en los últimos años había optado por la periferia ante la escalada de precios en las ciudades.

Si bien es cierto que el residencial de obra nueva venía perdiendo fuerza desde finales de 2019 tras los picos de los años anteriores, la pandemia ha acelerado el proceso. Los elevados precios en el segmento premium habían favorecido la penetración del cliente internacional, por lo general con mayor poder adquisitivo que el nacional. Sin embargo, el cierre de fronteras y la incertidumbre económica actual han replegado a este público, que ahora ha pasado a un segundo plano.

Venta de bloques completos

“Estamos viendo descuentos que van del 5 al 12% en obra nueva, al tiempo que se trata de dar salidas alternativas para conseguir incluso vender edificios enteros. Muchos promotores están vendiendo bloques completos con descuentos”, señala el socio y director del área de inmobiliaria de empresa de Forcadell, Toni López. Además, detalla que la nueva ley de limitación del alquiler en Cataluña puede provocar un freno en la demanda al reducirse la expectativa sobre las rentas.

Estas rebajas se aplican también a las ventas sobre plano. Un ejemplo es la promoción lanzada por la firma de lujo Engel & Völkers que ofrece descuentos de hasta el 20% para los 15 primeros compradores de una promoción de 45 viviendas en el barrio barcelonés de Pedralbes. Los precios van de los 691.000 a los 3.250.000 euros.

Reajuste del mercado

“La demanda extranjera que inflaba los precios ya no está y ahora se produce un reajuste”, subraya López. Además, las restricciones a los desplazamientos para los residentes en terceros países son otro obstáculo que ha pausado las operaciones. Es lo que señalan desde Avalanding, firma especializada en captar inversiones internacionales: “No hay nadie que quiera invertir sin ver físicamente lo que compra".

La socia fundadora de Avalanding, Raisa Venermo, apunta que, aunque frío por la coyuntura, el comprador internacional volverá a pescar en España con interés, máxime con la llegada del teletrabajo, que se atisba como una oportunidad para captar extranjeros interesados en la calidad de vida del país.

Oportunidad para el público nacional

Pero mientras el comprador internacional vuelve a tomar posiciones, es el público nacional el que puede aprovechar las oportunidades que brinda el mercado sobre una tipología de vivienda que hasta el momento se dibuja inaccesible.

“Por un lado hay promotoras con urgencia por cuadrar balances y se ven obligadas a bajar los precios y, por otra parte, es una oportunidad para quienes buscan invertir en vivienda como un valor seguro, a pesar de las rentabilidades inferiores”, apunta el director de estudios de pisos.com, Ferran Font. Así las cosas, desde el sector señalan que las bajadas de precios seguirán protagonizando el mercado inmobiliario hasta que retorne la circulación de público internacional.