Menú Buscar
Luis Pineda, presidente de Ausbanc.

Ausbanc se encomienda a la sentencia de la justicia europea sobre las cláusulas suelo

"Todas las hipotecas se hicieron mal", afirma el presidente de la asociación, Luis Pineda

Carles Bellsolà
3 min

En mayo de 2013, el Tribunal Supremo declaró nulas las denominadas cláusulas suelo, una polémica letra pequeña de las hipotecas por la que los bancos fijan un interés mínimo a cobrar, aunque el tipo de referencia del préstamo se sitúe por debajo. El Supremo aclaró que no habria retroactividad anterior a la sentencia, por el "riesgo sistémico" que representaría que los bancos españoles tuvieran que reintegrar ltodo o cobrado por estas cláusulas. Ahora, el Tribunal de Justicia de la UE debe pronunciarse al respecto. Y el presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, se muestra confiado. "La justicia nos dará la razón", señala.

"La sentencia del Supremo dice que todas las sentencias comercializadas en España con cláusulas suelo se hicieron mal", explica Pineda, en conversaciñonc on este medio. "Esto significa que son nulas, y no hay otra interpretación", indica. Y añade que, en posteriores reclamaciones de clientes ante los bancos, "los jueces que se leyeron la sentencia y el auto de aclaración posterior" no dudaron en obligar a las entidades a devolver el dinero con efecto retroactivo.

Invita a recurrir

Pineda insinúa una campaña en los medios para interpretar la sentencia en el sentido de que no había retroactividad. Y lamenta que "muchos jueces leen la prensa y no las sentencias", y dictaron la devolución de los importes cobrados por cláusulas suelo sólo a partir de 2013. No obstante esto, invita a los afectados a recurrir en los juzgados. "En el peor de los casos, se les devolverán miles de euros", explica.

El presidente de la asociación recuerda que la Comisión Europea se ha posicionado por la nulidad de las cláusulas con efecto retroactivo. "Estamos a espera de sentencia, y ganaremos", afirma. Y niega los efectos perjudiciales que podría tener este posible fallo para la economñia española, con el argumento de que el ahorro beneficiaria a las clases medias, "que son las que firman hipotecas", y que esto beneficiaría al consumo y al conjunto del país.

Los bancos toman medidas preventivas

La sentencia podría llegar este mismo año. Y las entidades ya se están preparando, en forma de provisiones de fondos por si el fallo les es desfavorable. La semana pasada, por ejemplo, el Banco Popular declaró un beneficio atribuido en 2015 inferior en casi un 70% al del año anterior, al provisionar 350 millones de euros para cubrir sus cláusulas suelo.

Algunas entidades han optado también por modificar los contratos de sus hipotecas después de llegar a acuerdos individuales con sus clientes.