Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La entrada de la sede de ACS en Madrid / EP

Atlantia decide esta semana el futuro de ACS con sus autopistas en Italia

El consejo de la empresa se reunirá coincidiendo con el vencimiento, el próximo día 16, de la oferta liderada por el banco público CDP, que se resiste a revalorizarla

6 min

El intento de abordaje por parte de ACS a los activos de concesiones de autopistas de Atlantia en Italia vivirá un capítulo crucial a finales de esta semana. Para entonces, la compañía transalpina tiene prevista la celebración de una reunión extraordinaria de su consejo de administración para terminar de evaluar la oferta concreta que ya tiene encima de la mesa, liderada por Cassa Depositi e Prestiti (CDP), de capital público, cuya vigencia finaliza precisamente el próximo viernes.

La pasada semana, el máximo órgano ejecutivo de Atlantia comenzó a analizar los informes solicitados sobre la propuesta, que incluye un precio de algo más de 9.000 millones de euros por los activos, agrupados en la filial Autostrade per l’Italia (ASPI), claramente por debajo de la valoración que hace su matriz. A aquella reunión llegó in extremis la manifestación formal por escrito de ACS de articular su propia oferta, lo que condicionó la reunión y obligó al consejo a planificar nuevas reuniones inmediatas para analizar el nuevo escenario.

Presión de los socios

Esa exigencia proviene de los accionistas, pero, especialmente, de uno de ellos. Se trata del fondo The Children Investment Fund (TCI), que atesora aproximadamente el 10% del capita de Atlantia. Especialmente conocido por su condición de socio activo, la entidad británica insiste en que la potencial contraoferta por parte del grupo español de construcción y servicios contribuirá a elevar el precio de venta de ASPI, lo que repercutirá en beneficio de todos los socios de Atlantia.

El fundador y principal ejecutivo de TCI, Chris Hohn, fue muy directo en sus manifestaciones al diario Financial Times. Afirmó que Atlantia debería aprovechar este escenario para vender ASPI al mejor postor y que tenía derecho a hacerlo con total independencia del poder político, por más que fuera una entidad financiera pública la que, en este caso, se quedara sin los activos.

Fin del plazo de oferta

De acuerdo con el comunicado remitido por ACS a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado viernes, la carta dirigida al consejo de Atlantia en la que presenta su voluntad de participar en el proceso de venta de ASPI contempla una valoración de la compañía de entre 9.000 y 10.000 millones de euros. En el caso de la parte alta de esta horquilla, supone una mejora sustancial de la propuesta concreta que ahora está sobre la mesa.

El Gobierno transpone una directiva facilitará las denuncias anónimas a la CNMV para evitar abusos de poder en los mercados
Sede de la CNMV

La reunión del consejo de Atlantia, apenas una semana después de la última, también cobra sentido porque se aproxima el fin del plazo que CDP, que actúa en alianza con los fondos Blackstone y Macquarie, fijó para la vigencia de su oferta. Lo que teóricamente el órgano ejecutivo de la compañía transalpina debería tomar una decisión definitiva sobre su aceptación o no.

Más detalles

En concreto, el próximo viernes 16 de abril es la fecha establecida como límite para mantener la oferta que, no obstante, podría ampliarse en el caso de que el consejo de administración de Atlantia solicitase una prórroga para seguir analizando la información de que dispone.

En este contexto, la llegada de ACS como nuevo interesado por hacerse con ASPI parece más oportuna que nunca. Lo hace justo en el momento en que hay que tomar decisiones de calado. La presión por parte de accionistas como TCI va dirigida a que el consejo de Atlantia rechace la última propuesta de CDP y comience a explorar la del grupo español, de la que aún no han trascendido excesivos detalles.

¿Guerra de ofertas?

La intención también pasa por trasladar a CDP la intención de analizar el profundidad la propuesta de ACS con el fin de que la entidad financiera pública eleve el precio y se establezca una guerra de ofertas de la que Atlantia saldría notablemente beneficiada.

No obstante, parece difícil que la proposición liderada por CDP vaya a sufrir modificaciones sustanciales. Se resiste a revalorizar su iniciativa. 

Calma en bolsa

El consejo de Atlantia deberá analizar la información que le proporcionen Mediobanca, JP Morgan y Bank of America Merril Lynch. Estas firmas actúan como asesores en el proceso de venta de ASPI.

Tras los avances registrados en las últimas sesiones, las acciones de Atlantia se tomaron un respiro en la sesión del lunes e iniciaron la semana con descensos del 0,8%. Espera, de este modo, acontecimientos.