Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos molinos eólicos en una imagen de archivo. EP

Aterriza en España el gigante chino que cerró las puertas de EDP a Gas Natural

China Three Gorges se instala en el país en un momento álgido de operaciones en el sector de las energías renovables

5 min

El gigante energético China Three Gorges (CTG), constructor y propietario de la mayor central hidroeléctrica del mundo, acaba de constituir una filial en España, mercado al que llega en un momento especialmente activo, con numerosas operaciones encima de la mesa en el ámbito de las energías renovables y, de fondo, un plan inversor de 240.000 millones en diez años.

La compañía cuenta como uno de sus principales activos con una participación de algo más del 21% en la portuguesa EDP, en la que entró hace casi diez años en el marco del proceso de privatización por parte del Gobierno local.

El intento frustrado de Gas Natural 

Precisamente, la falta de entendimiento con CTG frustró la que hubiera sido una de las grandes operaciones en el sector en Europa: la adquisición de EDP por parte de Naturgy, por entonces aún denominada Gas Natural Fenosa.

Tras la llegada del fondo GIP al capital de la compañía española y de Isidro Fainé a la presidencia, la energética evaluó la posibilidad de volver a crecer de forma inorgánica, siete años después de hacerse con el control de Unión Fenosa. Sin embargo, las conversaciones iniciales con la compañía china mostraron a Fainé el camino de vuelta, ante la falta de disposición para abordar una operación de este tipo.

La OPA sobre EDP

Los planes de CTG con la antigua compañía pública portuguesa eran bien diferentes, como demostró poco después.

En 2018, el gigante chino protagonizó una rocambolesca intentona de convertir su participación en EDP, que le confiere el papel de primer accionista, en mayoritaria mediante el lanzamiento de una OPA, que no prosperó debido a que su éxito estaba condicionado a la eliminación de la limitación de los derechos de voto a una participación del 25%; una condición que fue rechazada por una mayoría de accionistas institucionales, liderados por algunos fondos activistas como Elliott.

El bloqueo de EEUU

Además, la potencial presencia como accionista mayoritario de una compañía controlada en su totalidad por el Estado chino suponía un problema para EDP en EEUU, país en el que cuenta con una destacada cartera de activos renovables.

Con la potencia de fuego que le confiere ser una compañía con todo un Estado como China detrás, CTG ha constituido una filial española que dependerá directamente de la que registró en su día en Europa. De hecho, es precisamente la filial europea la que ostenta la participación en EDP.

Posibles compras

Como principal responsable de la filial española, CTG ha designado al ejecutivo vasco Ignacio Herrero, al que el conglomerado chino fichó tras casi dos décadas de experiencia en banca de inversión. Herrero es actualmente el vicepresidente de GTG Europe y, además, ocupa desde hace dos años un puesto en el consejo de administración de EDP en representación de la sociedad.

Desde hace tiempo se rumorea acerca de la intención de la compañía china de aprovechar el boom renovable en España para realizar adquisiciones. De hecho, se sitúa a la empresa en procesos como la venta de T-Solar, por la que también se ha interesado precisamente Naturgy.

El veto español

El registro de una sociedad en España podría tener la intención de esquivar el blindaje que el Gobierno impuso al inicio de la pandemia del coronavirus a aquellas inversiones en compañías de sectores considerados como estratégicos que llegaran procedentes de países que no pertenecieran a la Unión Europea.

El pasado verano, EDP se convirtió en un importante actor en el panorama energético español tras la adquisición a Maquarie del 100% de los activos de Viesgo, una operación valorada en unos 2.700 millones de euros. No faltó quien vio en esa maniobra un paso en firme de CTG a la hora de entrar en una plaza más que interesante como la española. Ya no lo hará de forma indirecta. A partir de ahora, la propietaria de la celebérrima presa de las Tres Gargantas del río Yangtsé ya tiene carnet de identidad español.