Menú Buscar
La careta de Anonymous y código fuente representan los ataques informáticos

Los ataques informáticos se disparan otro 17% en España, hasta 123.000 casos

El Incibe detectó miles de incidencias contra personas y empresas, por lo que las compañías empiezan a ver la ciberseguridad como “una necesidad” en su actividad diaria

4 min

Es el dato más reciente y corresponde a 2017. Los españoles y las empresas del país fueron víctimas de más de 123.000 incidentes de seguridad relacionados con ataques informáticos, un 17% más que en 2016, según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe). Ante esta intromisión en la intimidad, las compañías empiezan a ver la ciberseguridad como “una necesidad” en la actividad diaria.

Los expertos en esta materia debaten y comparten información en las Jornadas de Ciberinteligencia y Ciberseguridad que se celebran hoy y mañana en Vitoria. Allí han desgranado que, del total de incidencias del 2017, el grueso fue contra ciudadanos y empresas, aunque también afectaron a la red académica y, en cerca de 800 casos, a operadores estratégicos.

Distintos objetivos

La coordinadora en Tecnologías de Ciberseguridad del Incibe, Beatriz García, se ha referido a la labor que realizan las instituciones y empresas privadas para detectar e intentar prevenir estos ataques, que afectan "a todos los ámbitos", tanto a los empresariales como a los particulares.

El análisis de estas situaciones apunta a distintos perfiles de atacantes, desde el que busca un máximo beneficio con el mínimo esfuerzo a otros mucho más sofisticados que lanzan ataques dirigidos en los que antes llevan a cabo una fase de reconocimiento de la víctima para poder atacar por el eslabón más débil.

Desprevenidos

García ha asegurado a Efe que los atacantes llegan a investigar los perfiles personales de los empleados "porque la gente normalmente no tiene conciencia suficiente de los riesgos de exponer la vida privada en las redes sociales". Así, se les intenta engañar para que abran un correo "que creen que está relacionado con su entorno laboral" y cuyos archivos adjuntos inician el ataque.

Ha añadido que este tipo de ataques "van en aumento" y ha explicado que Incibe trabaja desde la concienciación a la formación específica y el desarrollo de soluciones tecnológicas "para el ciudadano no profesional, la pequeña y mediana empresa y con una línea específica para grandes empresas o infraestructuras críticas".

Suplantación de identidad

Por su parte, Javier Valencia, fundador de la empresa Cras Vigilans Group y organizador de las jornadas, ha asegurado que aunque en las empresas españolas "empieza a haber algo de concienciación y se lo plantean ya como una necesidad", ahora mismo las compañías "necesitan interiorizar las herramientas, técnicas y protocolos de seguridad"; "aún queda mucho por hacer".

Dentro de esta estrategia la clave es "concienciar al trabajador final", añade Valencia, ya que en los grandes ataques dirigidos la puerta de acceso "es quien está detrás del teclado". Además de estas operaciones a gran escala, Valencia ha avisado de la proliferación de suplantaciones de identidad, robos de datos personales, espionaje industrial o intentos de bloquear una empresa. "Todo ello cada día más sofisticado y peligroso", ha señalado.