Menú Buscar
Lorenzo Amor, el presidente de la patronal de autónomos ATA en rueda de prensa / EFE

ATA pide que se la deje al margen de la batalla patronal en Cataluña

Unos 500 compromisarios de la organización de autónomos se reunirán el 7 de marzo en Córdoba en la asamblea que deberá ratificar su integración en CEOE

07.02.2019 00:00 h.
5 min

La integración de ATA en CEOE será ratificada en dos asambleas, una ordinaria y otra extraordinaria, que se celebrarán el 7 de marzo próximo en Córdoba, donde la patronal de autónomos tiene la sede social (la fiscal está en Madrid). Se da por sentado que la cúpula encabezada por Lorenzo Amor recibirá un apoyo mayoritario de la organización, aunque también deberá de lidiar con las críticas que se le dirijan desde Pimec Autónomos, la entidad catalana que ha rechazado de frente esta operación. Según la lectura del propio presidente, la oposición frontal tiene su origen en la pugna patronal que se mantiene en Cataluña por la representatividad.

“Estamos en medio de una batalla en el que algunos no saben qué es una organización de autónomos”, declara Amor. Afirma que se puede acceder tanto a los estatutos como a las cuentas de ATA desde su propia web y que en estos documentos “no se marca en ningún sitio cómo se debe hacer una integración”, uno de los argumentos que ha usado la organización catalana para justificar su rechazo.

Argumentos de Pimec Autónomos

Pimec Autónomos mantiene que no se podía hacer mediante la junta extraordinaria que han impugnado. Aceptan que la mayoría de las organizaciones que conforman la patronal de autónomos están de acuerdo en unir sus intereses con los de CEOE, pero consideran que deberían haber esperado a la asamblea para abordar el debate de forma más clara. O, como mínimo, dejar más tiempo entre el anuncio del encuentro de enero y su celebración.  

La entidad catalana entiende que la integración en la gran patronal del país será perjudicial para los intereses de los trabajadores por cuenta propia porque su voz se diluirá. Y esto implica, según la tesis que defienden, que sus demandas queden relegadas a las de las grandes empresas en cuestiones tan sensibles como el calendario de pagos, entre otras.  

Unidad de acción empresarial

La visión de ATA es la contraria. Amor defiende que la unidad de acción empresarial es la mejor vía para conseguir que sus objetivos patronales lleguen a buen puerto. Sin que esta conjunción de intereses implique que la patronal de autónomos deje de ejercer su función. Es decir, ser la cadena de transmisión de las problemáticas de estos empresarios.

El presidente también mantiene que todos los miembros de la junta directiva --“que están allí a título individual, no por ninguna organización tal y como dicen los estatutos”, apunta-- conocían con suficiente margen el contenido del orden del día en la reunión más polémica, la que se aprobó por mayoría integrarse en CEOE. Añade que el debate se ha abordado de nuevo esta semana, en el encuentro que se ha mantenido para fijar una fecha para la asamblea en Andalucía.

No será un acto menor. Más allá de la discusión sobre el futuro de la patronal, se celebrarán el 25 aniversario de la fundación de la federación que defiende los derechos e intereses de los autónomos.

ATA abre la puerta a la salida de Pimec

En cuanto a la pugna con Pimec Autónomos, Amor es claro. “Cada uno es libre para entrar y es igual de libre para salir de ATA”, manifiesta. Asegura que la patronal tiene el “61,8% del peso relativo total” de estos trabajadores y que la representatividad de la organización catalana es del 3,5%. Cifra que implicará que de los casi 500 compromisarios que irán a Córdoba en un mes, la entidad de Barcelona solo cuente con dos representantes.

Las quejas de Pimec han tenido transcendencia dentro de la organización de autónomos, aunque la visión mayoritaria de Madrid es que son una víctima colateral. Igual que Amor, se ven perjudicados por la guerra abierta entre la patronal de pymes catalana y Foment del Treball, adscrita a CEOE, por el reparto del poder empresarial en Cataluña. La cúpula de ATA se muestra confiada en dar carpetazo a la polémica después de la votación del 7 de marzo.