Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
AstraZeneca cae en bolsa pese a los avances de la vacuna que desarrolla junto a Oxford / EP

AstraZeneca o por qué los mercados se cansan de 'buenas noticias' con la vacuna

Pese a ser muy notables, los resultados de los ensayos que lleva a cabo la compañía británica no han tenido el efecto de los de Pfizer y Moderna en unas bolsas que lo tenían prácticamente descontado

6 min

Las acciones de AstraZeneca caen en torno al 2% después de media sesión pese al anuncio realizado por el gigante farmacéutico británico acerca de los resultados de los ensayos sobre la vacuna contra el coronavirus en la que trabaja junto a la Universidad de Oxford, que revelan una eficacia que alcanza hasta el 90%. Una serie de factores explican este comportamiento, en principio anómalo, entre los que destaca la capacidad de los inversores a la hora de descontar escenarios futuros.

Es cierto que la eficacia media que aflora el resultado de los ensayos es del 70%, inferior a las cifras superiores al 90% publicadas por Pfizer y Moderna en relación con sus proyectos, que generaron fuertes subidas en las bolsas mundiales. No obstante, los expertos descartan que el mercado esté castigando a AstraZeneca, toda vez que las cifras que ha relevado no dejan de ser muy positivas.

Noticia descontada

Uno de los motivos que han hecho que la reacción de los inversores lleve al valor incluso a perder terreno es el hecho de que se trata del tercer anuncio de este tipo en apenas un mes y, por lo tanto, también ha sido el más descontado por el mercado.

El pasado 2 de noviembre, las principales bolsas del mundo celebraron con espectaculares subidas el hecho de que Pfizer anunciara que los ensayos sobre la vacuna contra el Covid-19 que prepara habían obtenido unos resultados reveladores de que su eficacia era del 90%. Una semana después, fue el turno de Moderna, con cifras similares. La reacción de los inversores también fue positiva, pero notablemente más moderada.

Anuncios inminentes

“AstraZeneca ha llegado en tercer lugar y tres semanas después del primer anuncio. Cuando Pfizer realizó el suyo en el mercado ya se hablaba de que durante los próximos días se sucederían las noticias en este mismo sentido. A partir de ahí, el impacto empieza a disminuir con cada una de ellas”, apuntan desde la mesa de operaciones de una firma de inversión internacional.

Los mercados se adaptan con rapidez a este tipo de circunstancias. El primer impacto es el que contribuye realmente a cambiar el escenario; los que llegan a continuación en el mismo sentido lo consolidan pero las apuestas firmes ya están hechas.

Subidas del 15%

“Sucede lo mismo con las noticias negativas. La reacción de los mercados a los atentados masivos que siguieron al 11 de septiembre de 2001 fueron cada vez más atemperadas. El factor de la inseguridad ya había sido incorporado en gran medida por los inversores en sus análisis y estrategias” tras los trágicos sucesos en Nueva York y Washington.

Las mismas fuentes llaman la atención también sobre el hecho de que las acciones de AstraZeneca ya se dispararon con las noticias sobre Pfizer y Moderna. “No se puede decir que la cotización de la británica haya reaccionado de forma negativa a los resultados de los ensayos, sino que los inversores adelantaron su respuesta, dieron por descontado que, en breve, AstraZeneca tendría buenas noticias y no esperaron a que se confirmaran”. El valor avanzó, en efecto, cerca de un 15% en los días siguientes al anuncio de Pfizer.

Compra con el rumor...

Es uno de los clásicos del universo bursátil: comprar con el rumor, vender con la noticia. Un aforismo que explica en parte el tono negativo de los títulos de la compañía precisamente el día en que está llamada a ser protagonista máxima de la actualidad por motivos positivos.

Los expertos restan importancia en ese sentido a que la eficacia revelada por AstraZeneca no llegue a la de sus predecesoras en los anuncios. El efecto por este factor sería, en todo caso, mínimo.

Más ventajas

Las cifras no dejan de ser muy buenas y, además, llegan acompañadas de una serie de características que hacen la futura vacuna de la compañía y la Universidad de Oxford (la que se distribuirá masivamente en España) ventajosa respecto al resto, como el hecho de que no requieran temperaturas extremas para su conservación (incluso es posible hacerlo con cifras por encima de cero), lo que facilita su traslado, o que sea más barata por el compromiso de la empresa de no obtener beneficio económico alguno con el producto mientras siga declarado el escenario de pandemia.

La atención de los inversores se dirige ahora al ámbito de los futuros remedios en forma de fármaco para luchar contra el virus o prevenir la infección. Sin ir más lejos, la compañía Regeneron ha logrado la autorización de las autoridades estadounidenses para distribuir el compuesto que ha diseñado contra el Covid-19, aunque solo en los casos de pacientes en situación de extrema gravedad. Una noticia que ya hacía subir con fuerza a los títulos de la farmacéutica en la preapertura de Wall Street.