Menú Buscar
Aston Martin DB5 de James Bond / RM SOTHEBY'S

El icónico Aston Martin DB5 de James Bond, a subasta: ¿coleccionismo o exhibicionismo?

El comprador de la exclusiva pieza, utilizada en la promoción de la película ‘Operación Trueno’, podría pagar hasta seis millones de dólares

07.08.2019 00:00 h.
5 min

El icónico Aston Martin DB5 del agente 007, a subasta. La casa RM Sotheby's Auction House espera que alguien pague entre 4 y 6 millones de dólares (entre 3,5 y 5,3 millones de euros) por el vehículo que Sean Connery, en el papel de James Bond, condujo en la década de 1960 para la promoción de la película Operación Trueno.

El Aston Martin DB5 de James Bond, a subasta

El elevado precio que puede alcanzar el vehículo en la subasta responde a varios factores. El primero es que la relación entre “James Bond y coches… es un valor añadido”, subraya David Durán, de Durán Arte y Subastas. Se trata de una “pieza histórica”. También puntúa en estos casos la “conservación” del automóvil, según matiza José García, responsable de Yclasicos Club. Pero, además, el vehículo de 007 está totalmente tuneado para el uso del agente secreto más conocido, con pantalla antibalas retráctil, pantalla de humo y asiento eyectable, entre otros detalles. Es único.

Solo tres propietarios

En realidad, el Aston Martin DB5 se convirtió en un éxito de ventas a raíz del uso que le dio James Bond en Goldfinger (1964). Solo para esa película se fabricaron dos de estos vehículos (uno de ellos equipado con todos los dispositivos, mientras el otro, más ligero y veloz, era el empleado para escenas de acción). Por ello, los productores pidieron la creación de otros dos Aston Martin DB5 como reclamo para el filme Operación Trueno (1965), y es uno de esos el que subasta RM Sotheby's Auction House, en California, aunque no apareció en toda la obra. Puro marketing de la época. Solo ha tenido tres propietarios y está totalmente restaurado tras una profunda reparación en 2012.

Aston Martin DB5
El DB5 está equipado con arietes hidráulicos delanteros y traseros sobre los parachoques, una ametralladora Browning calibre .30 en cada guardabarros, una pantalla trasera retráctil a prueba de balas, un visor de seguimiento de radar en el tablero, dispensadores de aceite, pinzas metálicas, lanzahumo, matrículas giratorias y un sistema de expulsión del asiento del pasajero / RM SOTHEBY'S

Durán, que ha subastado algunos Mercedes utilizados por el general Francisco Franco y el Rolls-Royce de la princesa Soraya de Persia, entre otras piezas exclusivas, afirma que el mercado de los coches clásicos “funciona bastante bien” en el ámbito internacional. Sobre todo, especifica, en Londres y en Nueva York. Preguntado por quién podría pagar semejante cantidad de millones, sugiere que “alguien con mucho dinero que quiera mostrar su gusto y su capacidad de tener cosas exclusivas”, y con conocimientos en esta materia. “Alguien con mucho dinero”, reafirma García en respuesta a la misma cuestión.

Una pieza de museo

Continúa Durán: “[La compra de coches clásicos] es una afición que tiene mucha gente, es una forma de disfrute”. “Es una forma de distracción”, “exclusivismo”, “élite”, resume García, quien sostiene que la adquisición de un vehículo así “se escapa del coleccionismo clásico”, entendido como el realizado por personas de una cierta edad que quedan, conducen sus tesoros, comparten sus novedades y pasan un rato agradable. En cambio, el Aston Martin DB5 de 007 “es una pieza de museo”, analiza. En este punto, el responsable de Durán Arte y Subastas desliza que en todos lados “hay coleccionistas y hay exhibicionistas”.

Aston Martin Thunderball
Imagen del tráiler de 'Operación Trueno', con Sean Connery en el papel de James Bond al volante del Aston Martin DB5

Es posible encontrar otros Aston Martin DB5 de la época en páginas especializadas de internet por precios que oscilan entre los 860.000 euros y los 1,2 millones de euros. ¿Es muy elevado lo que pretende conseguir la casa RM Sobethy’s? No, si se tienen en consideración las características mencionadas al principio y se añade que, de los cuatro modelos utilizados en Goldfinger y la promoción de Operación Trueno solo quedan tres. Con todo, “no hay un catálogo” de precios, dice García. Puede haber incluso artículos más caros. Si alguien lo paga…

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información