Menú Buscar
Matías Carnero y Camil Ros han configurado un núcleo duro en la UGT de Cataluña con las federaciones y territorios más potentes.

Así será la nueva cúpula de UGT de Cataluña

Carnero y Ros se rodean de sindicalistas con peso de las principales federaciones y territorios para conformar el núcleo duro de la organización y dan carpetazo a las aspiraciones independentistas

5 min

UGT de Cataluña dará el disparo de salida este miércoles en Terrassa (Barcelona) a un congreso crucial para la organización. De allí saldrá la directiva que dé carpetazo a 26 años de liderazgo de Josep Maria (Pepe) Álvarez y que inicie una nueva etapa en el sindicato con una dirección bicéfala. Matías Carnero ejercerá de presidente y Camil Ros de secretario general, tal y como avanzó Crónica Global.

Por primera vez en años, según fuentes de la organización, el poder de la cúpula no se concentrará en los primeros nombres. Carnero y Ros han configurado una segunda línea de dirigentes con 'mando en plaza' en sus respectivas federaciones y territorios que conformarán en núcleo duro de la UGT catalana.

Dos vicesecretarios generales

Además de plantear a los 405 delegados acreditados la nueva división de poderes en la cúpula, la única candidatura que se votará en el congreso también propone la creación de dos vicesecretarías generales que estarán ocupadas por Laura Pelay, dirigente próxima a Carnero y Álvarez que estuvo en la terna para convertirse en número dos del sindicato, y Jordi Camallonga, el hasta ahora secretario de Organización y coordinador del Área Interna.

Este organigrama es parecido al que Álvarez implementó en la última etapa como líder de la UGT en Cataluña, ya que también contaba con dos dirigentes por debajo de él que desempeñaban los cargos de secretario general adjunto y vicesecretario general. Estaban ocupados por Carnero, señalado como delfín en 2013, y por la persona que se considera su mano derecha, Diego Martínez, respectivamente. El sindicalista de BBVA tiene ahora silla en la Secretaría Confederal, sin ninguna otra responsabilidad en la cúpula de la UGT española.

Dos mujeres en responsabilidades clave

El equilibrio entre los territorios y federaciones con mucho poder en el sindicato catalán ha propiciado que dos mujeres con mucho poder en sus respectivas organizaciones sean promocionadas hasta el Secretariado Nacional. Núria Solé, funcionaria del Ayuntamiento de Lleida y secretaria general de UGT en las tierras del Segrià desde 2013, se convertirá en secretaria de Organización.

Para la Secretaría de Acción Sindical, el cargo que desempeñaba hasta la fecha Ros, se ha elegido a Núria Gilgado, una ex conductora de metro que ocupaba la misma responsabilidad en la todopoderosa Federación de Transporte. Será una de las personas más jóvenes del núcleo duro de la UGT catalana y existe consenso en que será una pieza clave en la regeneración de la confederación.

Metal y el Vallès Occidenal

José Antonio Pasadas, responsable de Acción Sindical en la Federación del Metal, tomará las riendas de una secretaría de nuevo cuño que se asumirá una de las gestiones más complicadas de la nueva UGT catalana: ejecutar la fusión de federaciones para pasar de las seis actuales a tan sólo tres. Se considera que el sindicalista cuenta con la experiencia y el respeto suficiente para tutelar la reestructuración, que comportará la salida de personas que llevan años en UGT o, tal y como manifestó Ros en la presentación de la única candidatura que se someterá a votación, buscarles un "nuevo encaje" en el sindicato.

El último miembro del núcleo duro será el secretario de la Región Metropolitana, un cargo para el que se propone el nombre de Josep Sancristòfol, secretario general de UGT en una de las territoriales más poderes, la Federación del Vallès Occidental.

Secretariado próximo al PSC

La gran diferencia de la nueva cúpula de UGT en Cataluña y los últimos años de gestión del sindicato es que, con este organigrama, el independentismo pierde definitivamente fuerza en la dirección. Pelay es la única dirigente próxima a las tesis secesionistas, la "cuota ERC", según fuentes internas del sindicato. El resto de los miembros del secretariado son "socialistas de izquierdas", la mayoría próximos al PSC e incluso a Podemos o ICV.

El peso de CDC se limitará a la continuidad de Josep Maria Violant, el polémico sindicalista que entró en Alstom de la mano de Álvarez para facilitar despidos en la compañía, como miembros del secretariado raso. También se da por descontado que continuarán en la alta dirección, con cargos menores, David Papiol y Eva Gajardo.

Los delegados que asistirán al 15º Congreso de UGT de Cataluña votarán la candidatura en el plenario del jueves al mediodía. La proclamación de los miembros electos se realizará el viernes por la mañana.