Menú Buscar
La profesionalización de los conferenciantes es cada vez mayor, sobre todo en Estados Unidos.

Así se ganan la vida los conferenciantes estrella

Entre 30.000 y 75.000 euros por ponencia pueden llegar a cobrar los nombres más destacados

Margalida Vidal
10.05.2016 19:55 h.
6 min

Yanis Varoufakis, Jose Manuel Durão Barroso, Mijaíl Gorbachov… Son algunas de las muchas personalidades que se han reinventado tras abandonar la primera línea de la política. Su nombre, los cargos que ocuparon y su relevancia internacional les permiten ofrecer sus servicios como conferenciantes a precio de oro.

Pero no son solo políticos. Economistas como el expresidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, o el profesor y jefe de asesores del Foro Económico Mundial, Xavier Sala i Martín, también están en el circuito de ponentes de más alto nivel.

Contratar al exministro de finanzas griego Varoufakis para dar un discurso en Barcelona cuesta unos 30.000 euros, tal y como ha confirmado el London Speaker Bureau, una agencia distribuidora de oradores. Sala i Martín cobra alrededor de 37.500 euros.

El coste sube con Trichet y Barroso, el expresidente de la Comisión Europea, a quienes se puede fichar como conferenciantes en un evento por unos 75.000 euros. A estos precios base, que dependen del lugar donde se celebra el acontecimiento, la audiencia, o el tiempo invertido, normalmente se tiene que añadir el importe del viaje y dietas.

Agencias de conferenciantes

Pero las cifras cambian radicalmente según el caché de cada uno. Desde los que acuden a pronunciar sus discursos de forma gratuita o por importes de 1.500 o 2.000 euros, hasta los profesionales no conocidos (que pueden recibir entre 6.000 y 8.000 euros por conferencia) y las celebridades más buscadas, los que cobran más de 10.000 euros.

Esto es en España, donde la profesionalización todavía no es habitual. Lo explica Daniel Romero-Abreu, fundador y presidente de Thinking Heads. Esta agencia de conferenciantes, referente en el mundo hispano, opera en el ámbito internacional.

En oposición a distribuidoras como el London Speaker Bureau, los clientes de este tipo de agencias tienen exclusividad con la compañía. A cambio de ser el nexo entre organizadores de eventos y oradores, reciben comisiones del 30%. Un negocio poco explotado en el territorio.

Vivir de discursos

José Carlos Díez es economista, y también ponente representado por Thinking Heads. Lleva 10 años en el circuito, pero no vive de ello. “La oferta de oradores ahora mismo es muy grande, y ahí es donde aparece un poco la competencia”, asegura.

Pero la verdadera rivalidad es la que nace entre los que se dedican a dar conferencias para vivir. Romero-Abreu asegura que el mercado anglosajón es el más profesionalizado del mundo, con conferenciantes que generan muchos contenidos de interés y que “posiblemente, resultan más útiles al público que los discursos de los famosos”.

Uno de los perfiles más buscados es precisamente el de grandes nombres que, una vez alejados de la vida pública, también dedican su tiempo a ofrecer ponencias. Pese a no ser profesionales, tienen un valor muy alto. “Pasados cinco años, dejan de ser famosos y el caché baja mucho”, apunta Romero-Abreu.

Variedad de perfiles

El abanico de posibilidades es extenso. Negocios, política, innovación, liderazgo, tecnología, sociedad, medio ambiente… Los temas también son casi infinitos. Para hablar de una misma materia se pueden encontrar perfiles tan distintos como Varoufakis y Barroso, opositor y defensor de la austeridad económica como solución a la crisis.

En el campo económico destaca también Rodrigo Rato, que todavía figura en la página web del London Speaker Bureau. Aun así, sus servicios ya no se ofrecen al encontrarse actualmente “en el tribunal por corrupción”, según la propia empresa. Las celebrities internacionales también se han apuntado al productivo negocio de las conferencias, entre ellos algunas estrellas de Hollywood, como Michael Douglas, Kevin Spacey o Andie MacDowell.

La top model Naomi Campbell ofrece charlas centradas en el tema futuro. La representación del mundo del deporte de élite llega, por ejemplo, de manos del futbolista David Beckham y del tenista Andre Agassi, a quienes se puede contratar para hablar sobre futuro y motivación.

Controversia en Grecia por Varoufakis

Pero las cantidades nada desdeñables que perciben los más deseados no siempre tienen buena acogida en la opinión pública. El semanario griego Proto Thema publicó en octubre una información en la que acusaba a Yanis Varoufakis de beneficiarse de la situación de crisis en su país para cobrar tarifas altas por sus conferencias. La respuesta del exministro griego fue un texto en su blog personal en el que ofrecía un listado de todas las charlas que había ofrecido y el importe que había obtenido.

Por la mayoría, según el mismo Varoufakis, no se embolsó ni un euro; aunque sí especifica que la organización de los eventos cubría el coste del viaje en clase turista. Para tres de las ponencias cobró entre 500 y 1.700 euros. Pero las dos más destacadas son las últimas, que califica de “discursos comerciales”, por los que obtuvo 24.000 y 28.800 euros respectivamente, más el desplazamiento en primera clase a Italia y Singapur.