Menú Buscar
Trabajadores del metal en un acto de protesta el lunes pasado ante Foment del Treball, la casa madre de UPM.

Así intenta la patronal del metal evitar la huelga en Barcelona

UPM abre la puerta a incrementar la retribución de los trabajadores y crear una mesa de la formación, aunque los sindicatos consideran que las son medidas insuficientes

3 min

La patronal catalana del metal, Unión Patronal Metalúrgica (UPM), intenta evitar los paros sectoriales anunciados por el enroque en la negociación del convenio colectivo que afectará a la provincia que concentra la actividad en Cataluña, Barcelona. Los representantes de los empresarios pusieron sobre la mesa de los principales sindicatos, CCOO y UGT, la primera propuesta en los últimos seis meses que contempla un incremento de las retribuciones en los próximos dos años.

Este era el principal punto de discrepancia. La patronal manifestaba que una nueva congelación hasta 2017 era la mejor manera de garantizar la continuidad de la mayoría de negocios de la provincia en un momento en que se empieza a pasar página de la crisis. Los representantes de los trabajadores usan el mismo motivo para justificar que tras el esfuerzo de contención de los años de recesión es hora de abrir un poco la mano.

Referencias al convenio estatal

De hecho, el convenio estatal que regula el sector introduce mejoras de hasta el 1,5%. CCOO y UGT quieren como mínimo llegar a este punto, mientras que UPM ha dado su brazo a torcer con una propuesta más modesta: subir dos puntos porcentuales hasta el final de la vigencia del convenio provincial, en 2017.

Se asegura de este modo que cada compañía podría ejecutar el incremento en el momento más propicio para su economía. Fuentes de la patronal aseguran que la media de los convenios de empresa que se firman en el ámbito de Barcelona incluyen revalorizaciones del 0,7%, por lo que consideran que su propuesta es ventajosa.

Los sindicatos mantienen la protesta

También quieren convencer a los sindicalistas con el visto bueno a la creación de una mesa de la formación profesional con el objetivo de identificar e implementar medidas para “reorganizar el sector y ganar competitividad desde el punto de vista empresarial y de las personas”, señalan los mismos interlocutores, y reformar la comisión paritaria para “abordar cuestiones más allá del convenio”.

Los sindicatos aseguran que las propuestas son insuficientes y mantienen el calendario de protestas previsto. Aún hay tiempo para alcanzar un acuerdo, ya que la plataforma negociadora se reunirá el próximo 4 de julio y el calendario de la huelga sectorial no se validará hasta setiembre, puesto que los sindicatos han iniciado un proceso consultivo para pactar la durada de los actos reivindicativos.

Redactar de nuevo propuestas

UPM, CCOO y UGT se han emplazado a redactar de nuevo algunas partes de las propuestas que están sobre la mesa para acercar posiciones.

Hay optimismo, especialmente desde la parte empresarial, pero el pulso entre patronal y sindicatos proseguirá como mínimo hasta antes de las vacaciones para conseguir llevarse el convenio final a su terreno lo máximo posible. “Es habitual”, sentencian las fuentes consultadas. Que termine con el sector parado, no lo sería tanto.