Menú Buscar
Un usuario de patinete eléctrico / EUROPA PRESS

Las aseguradoras se suben al negocio del patinete eléctrico

La rápida proliferación y las noticias negativas en torno a este medio de transporte abren mercado entre los usuarios

15.05.2019 00:00 h.
4 min

Cada vez más numerosos en las ciudades, los patinetes eléctricos son ya un elemento más del paisaje urbano. Sin embargo, su rápida proliferación hace que su convivencia con los peatones y el resto de vehículos aún presente problemas y las aseguradoras, que están al tanto, aprovechan la oportunidad para cubrir una cuota del mercado de movilidad al alza.

Hasta el momento no existe una normativa homogénea que controle el uso de los patinetes, sino que son los ayuntamientos los que tienen la última palabra sobre su uso mientras la DGT prepara un decreto al respecto. Así, la falta de una regulación clara y los casos de accidentes vinculados al uso de esta tecnología han generado un caldo de cultivo para las aseguradoras, que ya ofertan pólizas para estos vehículos, aunque la ley no obligue a ello.

Seguros de responsabilidad civil

El último en sumarse ha sido el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), que ofrece asistencia y protección a sus socios a través del carnet RACC Scoot, un servicio cuya principal finalidad es aportar un seguro de responsabilidad civil que va de los 150.000 a los 300.000 euros.

Las grandes aseguradoras como Axa, Zurich o Mapfre también ofertan estas pólizas desde hace pocos meses, que funcionan como colchón para afrontar gastos en caso de accidente, asistencia jurídica, defensa y reclamación de daños. A partir de 20 euros anuales, las compañías permiten la protección de estos vehículos.

Convenios con los comercios

De hecho, cada vez con más frecuencia, los propios comercios donde se adquieren los patinetes cuentan con convenios con las aseguradoras para que los vehículos echen a rodar con una póliza que cubra a los usuarios en caso de cualquier incidente. No obstante, fuentes del sector de los seguros muestran cautela y señalan que aún serán necesarios unos meses más para valorar lo que el negocio puede dar de sí.

Un patinete eléctrico que se puede alquilar en Madrid / EFE

Un patinete eléctrico en Madrid / EFE

Bajo el aura de ser medios de transporte económicos y respetuosos con el medio ambiente, España cuenta ya con más de 20.000 vehículos de movilidad personal, de los que la mayoría son patinetes eléctricos, según datos de la Asociación de Usuarios de Vehículos de Movilidad Personal (AUVMP).

Impacto de las noticias

En octubre de 2018 tenía lugar la primera muerte en España relacionada con un patinete. Una mujer de 40 años fallecía en Sabadell (Barcelona) tras chocar con un camión mientras circulaba en su vehículo eléctrico. Solo un mes después, otro aparato atropellaba a una señora de 90 años en Esplugues de Llobregat (Barcelona) y le causaba la muerte tras unos días de ingreso hospitalario.

Aunque el uso de esta tecnología no suele ir acompañado de un riesgo tan alto, sí se han registrado problemas en la convivencia con los peatones. Estas noticias negativas repercuten en los usuarios y generan repuntes en las suscripciones de pólizas. Así lo constatan fuentes de Axa, que señalan que los hechos “generan conciencia”.

En el borrador que prepara el Gobierno sobre la normativa para Vehículos de Movilidad Personal, la velocidad de los patinetes queda limitada entre los 6 y los 25 kilómetros. Asimismo, podrán circular por carriles bici y la calzada en su defecto, mientras que nunca podrán hacerlo en vías interurbanas.