Menú Buscar
Fachada del Colegio de Arquitectos de Cataluña (COAC), cuyos asociados están llamados a las urnas para escoger decano hasta el jueves / CG

Los arquitectos catalanes inician sus elecciones más politizadas

Unos 10.000 asociados están llamados a las urnas para decidir quién sucede al polémico Lluís Comerón

5 min

Disparo de salida a las elecciones al Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña (Coac). Los casi 10.000 arquitectos catalanes asociados a la organización están llamados a las urnas en un proceso en el que el debate político que se mantiene en el territorio se ha puesto al mismo nivel que el debate sobre las medidas que deben guiar el futuro del sector.

De entrada, los comicios parten con una polémica que ha enfrentado a las tres candidaturas. Se acusa a Assumpció Puig, que enarbola la bandera continuista de la polémica etapa de Lluís Comerón, de bloquear que 3.000 arquitectos catalanes se diesen de alta en la plataforma electrónica que se ha establecido como único método de votación. Cuestión que aseguran que desincentiva la participación en las elecciones y que busca perjudicar a los más críticos.

Torra, el candidato de la renovación de los arquitectos catalanes

Y es que el anuncio sobre los plazos con los que contaba el colectivo profesional para completar el registro necesario para poder votar de forma remota se anunciaron públicamente después de que se hubieran cerrado. Incluso al resto de candidaturas. Cuestión que propició una petición por parte del sector renovador de que se ampliara el periodo. Pero el decanato en funciones, encabezado por Puig, hizo oídos sordos a la propuesta.

Localización del Colegio de Arquitectos de Cataluña

Es Ramon Torra quien encabeza esta candidatura renovadora al colegio de arquitectos catalanes. Una propuesta que se presenta como transversal y que pide abiertamente que se deje de poner a la institución en medio de debates partidistas. Solicita que la institución se centre de nuevo en las cuestiones más importantes que afectan a los profesionales. Le pide que ejerza de nuevo de lobby. Una aproximación que ya le ha valido el atributo de “fascista”, “falangista” y “franquista” por parte del independentismo radical.

También se reclamó un distanciamiento público por parte del colegio de arquitectos catalanes de estos insultos realizados por asociados a título individual que no ha sido respondido.

Conflicto con el 1-O

Enric Mir es el tercer candidato a decano de los arquitectos catalanes. Vocal de la anterior junta, sus portavoces explican que se distanció de Comerón y de Puig en la última etapa del Coac, uno de los momentos más conflictivos que llevó a que el decanato adhiriera al colegio al 1-O, cuestión que generó discrepancias por las distintas sensibilidades políticas que existen en la profesión.

El caso acabó ante el TSJC, que decidió anular este apoyo. El decanato decidió mantener el pulso judicial y ha presentado un recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Votación presencial

Las votaciones electrónicas se podrán llevar a cabo a lo largo de este miércoles y también mañana. Los arquitectos colegiados que estén en este grupo de 3.000 profesionales sin los trámites completos sólo podrán ejercer su derecho a voto a lo largo del jueves.

Con el carné en la mano, deberán acudir en horario electoral a la delegación territorial. Allí, el secretario encargado de la votación comprobará el estado de su adhesión al colegio profesional y completarán los trámites para poder disponer de un código personal. Será éste el que le habilite para pode ejercer su derecho a voto en otra sala distinta habilitada para tal fin.

Un proceso complejo que según los candidatos que llaman a que el Coac inicie una nueva etapa desincentivará la participación. Se espera conocer al nuevo decano de los arquitectos catalanes a finales de semana.