Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el 250 aniversario de Foment del Treball / EP

Aragonès enarbola la bandera independentista ante el Rey en Foment del Treball

El presidente catalán aplaude el diálogo que había reivindicado la ministra Raquel Sánchez y afirma que “estabilidad no es sinónimo de inmovilismo”

Cristina Farrés / Aleix Mercader
4 min

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha recuperado su discurso independentista ante el Rey Felipe VI y el empresariado catalán que se ha reunido para celebrar el 250 aniversario de Foment del Treball. Ante los 600 presentes, ha recogido el guante que le había lanzado poco antes la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y ha aplaudido la utilidad del diálogo entre gobiernos. Con todo, ha dejado claro que el Ejecutivo que encabeza entra “en un proceso de negociación para hacer posible lo de Escocia en Cataliuña”.

Ha repetido que su meta es la amnistía y la autodeterminación y ha dejado claro a los ejecutivos que “estabilidad no es sinónimo de inmovilismo”. Cabe recordar que Foment del Treball alerta desde antes de 2017 del efecto que tenía la falta de seguridad jurídica que emanó del proceso independentista catalán sobre la atracción de inversiones y la generación de negocio.

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el 250 aniversario de Foment / CG (Pablo Miranzo)

 

 

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en el 250 aniversario de Foment / CG (Pablo Miranzo)

Petición de un nuevo referéndum

“Debemos avanzar en sistemas democráticos que respondan a las aspiraciones de la sociedad de cada momento histórico”, ha remarcado el también líder de ERC. Asimismo, ha sentenciado que “una sociedad, un país, es mucho más que unas cifras económicas, un presupuesto y unas leyes” para justificar su petición entre líneas de un nuevo referéndum.

También ha tenido tiempo para reivindicar, de nuevo sin decirlo de forma clara, la inmersión. Aragonès ha señalado que la “lengua catalana es un activo de nuestra sociedad” y ha pedido la colaboración de los presentes para protegerla.

Reindustrialización verde

En clave empresarial, ha recordado el pacto que ha permitido sacar adelante los presupuestos “con mayor gasto social de la historia” --el consejero de Economía, Jaume Giró, no ha participado en el acto empresarial-- y el “potencial de Barcelona y su área metropolitana como metrópolis global que nos proyecta al mundo”.

El presidente catalán también ha hecho un llamamiento a avanzar hacia una “reindustrialización verde y digital” en Cataluña y ha advertido al empresariado catalán que esta debe ser su prioridad. “O la protagonizamos nosotros, o nos vendrá impuesta”, ha manifestado tras recordar que tendrán “al lado” al gobierno de la Generalitat. Asimismo, ha exigido de nuevo la cogobernanza para repartir los fondos Next Generation en Cataluña.

Pere Aragonès en el 250 aniversario de Foment del Treball / CG (Pablo Miranzo)

 

 

Pere Aragonès en el 250 aniversario de Foment del Treball / CG (Pablo Miranzo)

Mensaje económico optimista

Ha iniciado y concluido su intervención con un mensaje económico optimista basado en las “potencialidades” de la economía catalana. “Es el momento de hacer un llamamiento a la autoestima”, ha dicho, “sin caer en la autocomplacencia, pero reconociendo los activos” del territorio. Entre ellos, que la primera vacuna contra el Covid que se desarrolla en el sur de Europa sea la de Hipra, la catalana.

“Cataluña tiene todos los ingredientes para ser un país de prosperidad compartida y para dar oportunidades a todo el mundo”, ha remarcado. Con todo, los mensajes de apoyo al tejido económico catalán han quedado difuminados en una nueva demostración de que lo que marca la agenda económica del Gobierno de la Generalitat es, de nuevo, la política en clave independentista. Como mínimo, ante las cámaras.