Menú Buscar
Saudi Aramco tira los precios del crudo con notables descuentos a grandes clientes / EP

Arabia Saudí revienta el mercado del crudo con descuentos de 8 dólares por barril

La agresiva estrategia comercial del primer productor mundial responde a la presión sobre Rusia para que acceda a rebajar el ritmo de bombeo

4 min

Las principales bolsas internacionales se desplomaron este lunes por el temor a que se desate una guerra de precios del petróleo que, en realidad, ya ha dado comienzo. La estrategia del Gobierno de Arabia Saudí, impulsor de este escenario tras anunciar incrementos de producción con una demanda a la baja, pasa por inundar de crudo los mercados y, además, estimula su compra a base de tirar literalmente por los suelos sus precios, con el fin de hacer insostenible la situación para Rusia, el líder de los grandes productores que no pertenecen a la OPEP y que se resiste a aceptar la propuesta saudí de cerrar un poco más los grifos.

Hecatombe bursátil / CG

Tras el fracaso de las reuniones del llamado OPEP+, la alianza entre el cártel petrolero y el resto de grandes importadores, en busca de soluciones para detener la caída de los precios provocada por la extensión del coronavirus, el Gobierno saudí se puso manos a la obra sin perder ni un minuto. El pasado domingo, primer día de la semana lectiva en el gigante de Oriente Medio, anunciaba un incremento de producción y la petrolera pública Saudi Aramco, que debutó en Bolsa a finales del pasado año, comenzaba a trasladar cuantiosos descuentos a sus grandes clientes con vistas al próximo mes, cuando vencen los vigentes acuerdos de recorte de bombeo de OPEP+.

Las ofertas van principalmente dirigidas a compradores localizados en el norte de Europa y EEUU y algunas alcanzan los 8 dólares por barril. En cualquier caso, la petrolera pública saudí está incluyendo, como mínimo, un descuento de 4 dólares.

Minimizar el coronavirus

El efecto de tal estrategia ya se está viendo reflejado en los mercados, en los que el precio del barril ha llegado a caer por encima del 30%, lo que no se veía en un solo día desde la primera Guerra del Golfo, a inicios de la década de los 90.

La intención del régimen saudí es presionar a Rusia para que ceda y acepte la reducción en 1,5 millones de barriles diarios de la producción para paliar los efectos que la extensión del coronavirus ha tenido en la demanda, especialmente por el impacto en China.

La medida tiene al propio país de Oriente Medio como uno de los grandes perjudicados ya que su economía es completamente dependiente del petróleo. Esta situación se reflejaba en la cotización de Aramco, que ya se sitúa por debajo del precio fijado para su salida a Bolsa, hecho insólito hasta ahora.

Más producción con menor demanda

Los retrocesos que ha experimentado el valor desde que el precio del petróleo comenzó a corregir a causa del coronavirus ha menguado su capitalización bursátil en cerca de 600.000 millones de dólares.

Los expertos señalan que la situación es prácticamente insólita por el hecho de que el principal exportador de crudo decida abrir más los grifos cuando la demanda se contrae. Un escenario que, de alguna forma, recuerda al del gas natural, en el que los precios llevan meses en una espiral bajista que parece imposible de frenar provocada por una oferta desatada que el mercado no es capaz de absorber.