Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La tienda de Apple en plaza Catalunya / APPLE

La apuesta de las marcas por las ‘flagship’ vacía las calles comerciales

Tecnológicas como Apple, Huawei y Xiaomi o cadenas de moda como Zara, Desigual y Mango priorizan los grandes espacios y cierran las tiendas pequeñas

4 min

La apuesta de las grandes marcas por el modelo de tiendas insignia ha creado un efecto vacío en las calles comerciales de las ciudades catalanas. Cada vez son más las cadenas que deciden centrar sus esfuerzos en abrir flagship stores de grandes dimensiones, una estrategia no solo para maximizar las ventas, sino también como reclamo de marketing.

Sin embargo, este tipo de establecimientos, que ocupan grandes superficies y están ubicados en zonas céntricas, tienen un coste muy elevado. A menudo, su priorización implica un esfuerzo inversor que, incluso para grandes multinacionales puede suponer la necesidad de recortar gastos en otros locales más pequeños y distribuidos en el territorio, algunos de los cuales terminan cerrando.

Desvalorizaciones del 50%

"Sabemos que muchas flagship no son rentables, muchas son escaparates", señala Ángela Sánchez, responsable de Retail de la inmobiliaria Laborde Marcet. La consultora recuerda que grupos como Inditex han cerrado sus tiendas en rambla de Catalunya, la calle Pelai de Barcelona o la calle del Mar de Badalona, aunque ha mantenido las icónicas de plaza Catalunya, paseo de Gracia o Portal del Ángel.

Del mismo modo, Desigual o Mango han cerrado tiendas para priorizar establecimientos estratégicos. Una transformación que, de la mano de otros factores como la pandemia, ha desplomado el valor de los alquileres en las calles principales de Barcelona hasta un 50%.

Una de las tiendas de Xiaomi en España / EP
Una de las tiendas de Xiaomi en España / EP

La apuesta de Xiaomi

Tras la apertura por parte de Apple de tiendas flagship como la de plaza Catalunya, son numerosas las compañías que han experimentado con este modelo: desde firmas de moda como Zara, Desigual o Mango hasta fabricantes de electrónica como Huawei o Xiaomi. Sin embargo, esta última tecnológica asegura a Crónica Global que no prevé cerrar establecimientos en España, sino todo lo contrario.

"El plan es seguir expandiéndonos con la apertura de tiendas, el objetivo de este año es terminar cerca de las 90 o 100 tiendas en España", señala Pedro Hunolt, vicepresidente de ventas en España. Tras el relanzamiento del local de La Maquinista, una de las seleccionadas para una renovación hacia un formato 3.0, la corporación china planea llevar a cabo una apertura en el país "todo los meses" para elevar la cifra de establecimientos más allá de la sesentena actual. 

Sustituidas por comercios locales

Según Sánchez, quien sale ganando de la priorización de las flagships y el cierre de tiendas pequeñas son empresas "más locales", por ejemplo en el sector de la moda. Algunas tenían establecimientos en ciudades como Sant Cugat o Badalona, pero ahora han desembarcado en el centro de Barcelona, algo que antes no se podían permitir: "El nivel de rentas ha bajado".

Por contra, los perdedores son los propietarios, que ingresan menos y pierden la seguridad que percibían en las grandes multinacionales. También los demás establecimientos de estas vías comerciales, ya que "el resto de comercios se devalúan" cuando desaparece una marca que atraía clientes y funcionaba como motor comercial de la zona.