Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Instalaciones de Iberdrola / EUROPA PRESS

José Antonio del Olmo, condenado por robar facturas de Iberdrola

El fallo aprecia que el acusado cometió violación del secreto empresarial

Ricard López
3 min

El titular del juzgado mercantil número 1 de Bilbao ha dictado sentencia en contra del principal testigo contra Iberdrola en el caso Villarejo. José Antonio del Olmo, que también está imputado en la Audiencia Nacional, ha sido condenado por robo de facturas a la compañía eléctrica para utilizarlas en su beneficio.

La sentencia dicta que Del Olmo robó las facturas con el objetivo, no de denunciar nada en su momento, sino de introducirlas en un sobre en una notaría durante más de 14 años, por lo que su conducta no se considera justificable.

Del Olmo acabó filtrando copias de las facturas a un medio de comunicación, cometiendo con ello un delito de revelación de secretos, y sólo sacó las facturas de la notaría cuando los fiscales, una vez las vieron publicadas en ese medio, se lo exigieron.

Sentencia

El fallo estima íntegramente la demanda interpuesta por Iberdrola, y considera que Del Olmo cometió "violación del secreto empresarial", como consecuencia "de la obtención y revelación ilícitas de las facturas confidenciales". 

Asimismo, Del Olmo es condenado a la cesación y prohibición de nuevos actos de violación de secretos empresariales de Iberdrola; a la entrega a Iberdrola de todos los documentos "sustraídos ilícitamente"; y a la publicación de la sentencia de condena, "con al menos la misma difusión pública que tuvo la revelación ilícita" objeto de la demanda, costeando los gastos de la publicación.

El fallo obliga a Del Olmo a pagar las costas del procedimiento, si bien la sentencia puede ser recurrida.

Acusaciones

Del Olmo estaba acusado de llevarse documentos en relación a los pagos de la compañías por los servicios prestados por Kroll, K2 Global, Clavenna y Amidatest, así como de las dietas y retribuciones de miembros del consejo consultivo de Andalucía.

Ibedrola culpaba al su excontroller de retirar "ilegítimamente de la sede de la empresa estos documentos confidenciales y dispuso de ellos dándoles publicidad, depositando parte de la documentación en un notario (en el mes de diciembre de 2004) y revelando ilícitamente su contenido con el ánimo de perjudicar a la empresa".

Del Olmo intentó justificar en su día en sede judicial el documento que elaboró en 2004 sobre un presunto sistema de facturas falsas en Iberdrola, al considerar que ese documento que llevó ante notario no era ilícito.