Menú Buscar
Juan Rosell, a la izquierda, da el testigo en la presidencia de la CEOE a Antonio Garamendi

Antonio Garamendi, nuevo presidente de la CEOE por aclamación

Sustituye en el cargo a Juan Rosell y, como candidato único, logra 137 avales de 43 organizaciones

4 min

El hasta hoy presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (Cepyme), Antonio Garamendi, ha sido elegido este miércoles por aclamación nuevo presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) en sustitución de Juan Rosell.

Es la segunda vez que Garamendi se presenta a unas elecciones para presidir la patronal tras perder hace cuatro años frente a Rosell. En esta ocasión, solo Garamendi ha presentado su candidatura, que ha contado con 137 avales en representación de 43 organizaciones miembro.

Qunito presidente de la CEOE

Con su nombramiento, el empresario vasco se convertirá en el quinto presidente de la CEOE desde su fundación en 1977, tras Carlos Ferrer Salat, José María Cuevas, Gerardo Díaz Ferrán y Juan Rosell.

Garamendi, nacido en 1958 en Getxo (Vizcaya), es licenciado en Derecho, empresario y exconsejero de REE. A lo largo de su trayectoria profesional ha ocupado diversos puestos, entre ellos el de consejero delegado de Bankoa, presidente del Grupo Negocios, consejero de Babcock & Wilcox y de Tubos Reunidos, presidente de la patronal de jóvenes empresarios Ceaje, y vocal de la Cámara de la Propiedad de Vizcaya.

Rosell, ocho años al frente de la patronal

Rosell finalizaba su mandato el próximo 17 de diciembre tras ocho años a los mandos de la organización empresarial. Los Estatutos de la patronal tienen limitado a ocho años (dos mandatos consecutivos de cuatro años) el tiempo en el que puede permanecer la misma persona en la Presidencia de la organización.

En las últimas semanas, Garamendi ha expresado su intención de impulsar la transparencia y la participación de las organizaciones miembro de la CEOE cuando sea presidente.

Moderación y sentido de Estado

También ha destacado la importancia de que la organización empresarial mantenga su independencia, "desde la moderación y el sentido de Estado", y de que se ponga en valor a la empresa y a los empresarios.

"La CEOE intentará aportar su granito de arena para mejorar las cosas en España. A veces nos tocará ser el 'Pepito Grillo', pero siempre intentaremos trabajar en positivo", apuntaba hace unas semanas el empresario vasco.

Retos: cambios laborales y fiscales

Entre los retos a los que se enfrentará Garamendi como presidente de la CEOE se encuentran los cambios en la legislación laboral y fiscal que pretende acometer el Gobierno, la aplicación del acuerdo de negociación colectiva firmado con los sindicatos hasta 2020 y la situación en Cataluña, cuestión esta última en la que Rosell se granjeó algunas críticas, acusado de mostrar cierta tibieza ante el desafío secesionista.

Con su elección al frente de la CEOE, Garamendi tendrá que abandonar la presidencia de Cepyme, cargo que ostenta desde 2014 y que tendrá que abandonar para ser sustituido por uno de los diez vicepresidentes de la organización, de acuerdo con los estatutos de la patronal de las pymes.