Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Instalaciones de Comapa en Alcobendas / EFE

Los antiguos directivos de la jamonera Comapa se las verán con la justicia

Un juzgado de Alcobendas admite a trámite la querella criminal de los actuales gestores por estafa, administración desleal y falsedad de cuentas y de documento privado

3 min

El juzgado número dos de Alcobendas (Madrid) admitió a trámite el pasado 4 de junio una querella criminal contra la antigua dirección de Comapa --la que fuera la mayor comercializadora de jamones de españa y que se encuentra en concurso necesario desde el 27 de noviembre-- por presunta estafa, administración desleal, falsedad en documento privado y delito societario de falsedad de cuentas.

La querella fue interpuesta por el equipo de letrados que lidera la gestión de Comapa --en coordinación con el administrador concursal-- contra sus antecesores al frente de la sociedad. Los principales querellados son David Álvarez Fra, anterior director general; Jaime Álvarez Fra, ex director de Recursos; Mario Sergio Martín González, ex responsable de ventas internacionales y actual administrador de QSabor Foods S.L.; José María Núñez, administrador del grupo Khalifa Capital y del Grupo Geslex; Plácido González, responsable de expediciones de Comapa en las instalaciones de Otura; y Concepción Pinto, responsable de administración de proveedores de Comapa.

Entramado societario

El accionariado de Comapa está formado por Les Pedreres (con el 42,61% del capital), Vall Companys (29,84%) y Fleku Treinta (27,55%). Vall Companys --el mayor grupo cárnico del país-- entró en la compañía en 2014, pero las diferencias entre los socios comenzaron desde el primer momento, puesto que la dirección de Comapa, liderada por los hermanos Álvarez, decidió abastecerse de materia prima de otros proveedores, hasta el punto que la relación comercial entre ambas compañías llegó a ser residual.

La negativa gestión empresarial de Comapa unida a las informaciones que apuntaban a deficiencias a nivel de seguridad alimentaria, llevaron a Vall Companys a buscar una salida de la compañía. Sin embargo, la delicada situación financiera de la comercial jamonera impidió dicha desvinculación y se vio obligada a activar créditos para garantizar la viabilidad de la empresa.

Los hermanos Álvarez, en el punto de mira

En abril de 2019, los hermanos Álvarez fueron relevados de la dirección de Comapa por el consejo de administración. En mayo de ese mismo año, se solicitó el preconcurso, y en septiembre, el concurso de acreedores.

En ese periodo de tiempo, se multiplicaron las críticas contra la gestión de los antiguos directivos, a los que se acusa de una actuación negligente y de llevar a cabo operaciones poco sostenibles. En septiembre se hizo cargo de la compañía un equipo de letrados designado por los socios que pilota el día a día de la empresa junto a la administrador concursal y que decidió presentar la querella criminal contra sus antecesores que ahora ha sido admitida a trámite.